jueves, 29 de octubre de 2009

SUSPENSIÓN

Por motivos de salud me veo obligado a suspender el blog. Confio que sólamenre seran unos días. Gracias, Un abrazo.

miércoles, 28 de octubre de 2009

LA TRANSICIÓN


Todo el mundo hablaba de política, todos se sentían ganadores de algo. Unos con resentimiento y palabras de venganza, otros con rabia por lo que suponían su derrota. Pero unos y otros se pusieron a trabajar con entusiasmo por el triunfo de sus ideas y la consecución de sus reivindicaciones Y como si de una carrera de obstáculos se tratara, todos corrieron para llegar los primeros a la meta. Se organizaban infinidad de actos públicos, de mítines y manifestaciones, donde vendía su mercancía. Estos con el entrenamiento de 40 años, aquellos con las recién estrenadas consignas. El cambio iba ganando al continuismo y a la represión. Y comenzó a verse y vivirse días de libertad. La gente se puso su ropa de fiesta y con entusiasmo y alegría acudieron a los Colegios Electorales para depositar en las urnas su voto de esperanza. El corazón te latía de emoción contemplando a algún anciano retorciendo entre las manos la gorra y mirando con miedo a todos lados, se acercaba con paso inseguro a la mesa electoral extendiendo la mano con la papeleta de sus sueños. Y así se iban llenando las urnas con las papeletas de personas ilusionadas y sin distinción de edad, sexo o clase social. Triunfo la Democracia. Todos fuimos vencedores, y un solo derrotado: la Dictadura.
Me gustaban aquellas manifestaciones multitudinarias, con miles de cabezas asomando entre ciento y cientos de coloridas banderas. Los gritos reivindicativos, las canciones con letras equivocadas o poco conocidas. El desfile de los manifestantes cargados con sus banderas o pancartas con consignas políticas y reivindicativas. Y la policía municipal y fuerzas de orden público vigilando a distancia que se cumpliera el itinerario.
Las fachadas se llenaban de pintadas y carteles alusivos a las excelencias de un partido político, ofreciendo más y dando menos que su contrincante. No había muchos enfrentamientos, sin embargo, no faltaban los exaltados, los fanáticos o los revienta actos políticos.
La mayoría de los asistentes a un mitin, ya iban convencidos, y no importaba mucho lo que dijera el político que estaba interviniendo. Solamente tenían que aplaudir o cantar.
En tanto, yo viví el cambio detrás del objetivo de mi cámara, por donde pasaron desde los Reyes, al Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, Ministros de Sanidad, Defensa, Energía, etc., Ignacio Gallego, Pablo Castellano, Yánez, Curiel, Gerardo Iglesias, Manuel Fraga, Pilar Primo de Rivera, Raimundo Fernández-Cuesta, Blas Piñar, Tamames, Alberti...y cientos de nombres que podría añadir a la lista hasta hacerla interminable. Siempre procuré no implicarme en nada, ver los acontecimientos desde la distancia, y de esa manera podía ser neutral. En definitiva, es el objetivo de mi cámara la que siguió la transición, y es ella la que contaría muchas cosas, si hablara, claro.
Mis pensamientos, mis ideas y mis deseos los depositaba en la urna cada vez que votaba.

martes, 27 de octubre de 2009

CINES

Hoy me vienen a la memoria los cines, ya casi desaparecidos. Esos santuarios de sueños, donde la imaginación cabalgaba a lomo de las imágenes cinematográficas. Lugar para promesas y caricias de enamorados y para mezclar alientos con besos, para el descanso, y darle una tregua a las preocupaciones, para ser héroes por unos instantes. ¡Lástima que sean poco más que un recuerdo! No han podido con nuestra pérdida de imaginación y romanticismo. Los sueños hoy son digitales, fabricados por las llamadas nuevas tecnologías, paridas por el progreso. Los cines eran casi humanos, guardaban muchas historias, vividas en la pantalla, vistas en los asientos. Hemos reído y llorado, nos hemos alegrado y hemos sufrido. Hemos peleados con indios, con pistoleros y soldados. Hemos cantado coplas, bailado pasodobles y tangos. Y gracias al cine, conocimos otros mundos, con los personajes de ficción que, para nosotros, se habían creado.
Adiós pantalla, adiós acomodador, adiós portero, adiós taquillera, adiós butacas, adiós proyector, adiós maquinista…, adiós, C I N E.

lunes, 26 de octubre de 2009

UN AMIGO CON ALZHEIMER


Mi amigo Daniel tiene Alzheimer. Enfermedad terrible donde las haya. Con la muerte de neuronas el cerebro se va quedando en blanco, hasta que llega un momento que se borra toda información, quedando el enfermo inutilizado hasta en los menesteres más elementales, en las cosas más básicas del día a día. Mi amigo esta en fase muy avanzada, sin embargo, algunas veces recuerda algo en forma de flash, como una ráfaga, entra algo de luz en su mente, apagándose con la misma rapidez que se produce, apenas puede atrapar el recuerdo. Si observamos al enfermo, no podemos menos de preguntarnos: ¿cómo es posible que haya olvidado con tanta facilidad las cosas que ha hecho durante toda su vida? A los no entendidos, por no conocer los mecanismos de la enfermedad, nos impresiona, sobre todo, aquello que más se ve y se adivina, su soledad. La más negra, triste y sola soledad. No tienen vivencias ni recuerdos, ni hoy ni mañana, y su sombra es la soledad. No puedo evitar estremecerme angustiado cuando veo como se deja conducir, dócil como un niño pequeño, como fía su bienestar y seguridad a las personas que cuidan y acompañan su cuerpo, aunque su alma sigue en soledad. Mi amigo reacciona un poquito a las caricias y a los mimos, se le nota en los ojos vacíos, en la sonrisa marchita, que se esfuerza por recordar. En algún instante parece que mantiene una lucha terrible por conseguir un trocito de recuerdo, pero no, no lo consigue y se apaga más. Intenta contestar preguntas, darle al vocabulario normalidad, pero se encuentra perdido, sin archivos, sin referencias, para continuar. Triste, muy triste vivir sin recuerdos, vivir sin saber nuestro nombre ni el de los demás. Ignorando el placer de los sentidos, en el caos del pensamiento y la anarquía de la oscuridad.
Daniel, mi amigo, me aprieta la mano con fuerza como si quisiera abrir una puerta para que entre luz, y yo se la aprieto con el deseo de disipar su oscuridad. Yo digo algo, él sonríe, nos miramos, yo veo a mi amigo y él, ¿qué verá?

domingo, 25 de octubre de 2009

SOÑANDO CON CALLES SIN BARRERAS


No, no soy yo. Pero ya me interesaba por los problemas de las personas que iban en sillas de ruedas, como si presintiera que un día me tocaría a mí ser el protagonista. Todo el mundo es candidato a formar parte de la escena. Es tan frágil nuestro cuerpo. Se puede romper con tanta facilidad. La ayuda que prestemos, es como si lo hiciésemos por nosotros mismos.
Entonces yo era el fotógrafo. Ya luchaba por que las ciudades fuesen más agradables para todos. Han mejorado, pero queda mucho por hacer.

sábado, 24 de octubre de 2009

CON CORBATA Y SIN CAMISA

La anécdota que voy a contar en estos tiempos pasaría casi desapercibida, porque hoy no existe el sentido del ridículo que había entonces. Cada cual viste como quiere y como puede, y no hay nada que pueda sorprendernos, pero hace cerca de 40 años el comportamiento y maneras eran muy tenido en cuenta.
Compartiendo espacio con el cura, el monaguillo y los novios en el altar mayor de una iglesia, me encontraba yo como fotógrafo contratado para hacer el reportaje de boda. Al principio todo iba bien, hasta que observé como los invitados de los primeros bancos me miraban y reían como locos, les siguieron otros invitados, al final reían todos. Yo me miraba con disimulo, me palpaba por todo el cuerpo, revisaba las cámaras fotográficas y el flash, no encontraba nada fuera de lo normal. En algún momento me miraron los novios y comenzaron a reír, y el cura, y el monaguillo. Aquella boda se convirtió en un cachondeo. Y yo me tocaba con desesperación el cuerpo, la cara, la boca, la nariz, las orejas, la cabeza, todo bien, me encontraba más bonito que un San Luis. Qué es lo que pasaba? Cuál era el motivo de la risa? Parecía que no había duda, la razón estaba en mí. La boda no se suspendió, continuó en medio de aquel jolgorio. El cura con sus bendiciones, yo haciendo fotos.
Se me empañó un poco la lente de la cámara y, según era mi costumbre, cogí la punta de la corbata para limpiarla, y fue entonces cuando me dí cuenta de la razón de tanto cachondeo. Yo vestía un traje impecable y una bonita corbata, pero, con las prisas, debajo del traje se me veía la barriga. Se me olvidó ponerme la camisa.

viernes, 23 de octubre de 2009

BOCA DE MUJER

Una de las cosas que más me fascina en una mujer, es la boca. El movimiento de los labios cuando habla, cuando ríe o cuando se enfada. Ejercen un extraño poder sobre mí, y como si estuviera hipnotizado y en trance, me es imposible apartar la vista de las líneas que dibujan el movimiento. No percibo sonidos, sueño. Con la forma de una sonrisa, con el calor del aliento. Y siento remordimientos, porque soy viejo para tener estos pensamientos. Ridículo para un viejo sentirse poeta, ridículo para un poeta sentirse viejo. Tiene sensibilidad la edad? Es que el arte es patrimonio de los jóvenes? Porqué una mirada cargada de años no puede ver unos bellos labios en una boca sugerente?
No temo que mi cuerpo envejezca, temo que envejezcan mis pensamientos.

jueves, 22 de octubre de 2009

COLORES DE OTOÑO



Desde la silla de ruedas.
Los colores de una fría y luminosa tarde de otoño.

miércoles, 21 de octubre de 2009

EL ESFUERZO DE ESCRIBIR


Cada tecla supone para mí un gran esfuerzo, cada palabra que escribo es un tormento, y como no soy masoquista, no repaso, no corrijo ni borro, ni cambio, ni quito ni pongo. Mi escritura es el balbuceo de un escritor manco. Y el caso que ya no sé si podré dejar de escribir, aunque no tenga nada que contar. Sin embargo, siempre habrá algo de que quejarse, algo por lo que llorar. Las penas contadas no san tan grandes, son menos negras y menos dolorosas. Eso, quizás sea cuando se comparten, no lo recuerdo. Tampoco estoy seguro si es hablar solo o escribir solo. No hay mucha diferencia entre contarse historias a uno mismo o escribirlas, en ambos casos son compartidas con la soledad. La ventaja es que siempre tienen una buena crítica, porque uno es condescendiente consigo mismo! Que solo esta el espíritu! Con la única compañía de los pensamientos. Pensamientos, mil veces repetidos, ya difuminados, titubeantes e indecisos. Se termina dudando de ellos, por poco fiables, y hasta piensas en la locura como medio de liberarte. ¿No es locura estar cuerdo?
En desordenado tropel acuden los fantasmas de nuestros temores, las pesadillas se convierten en torturadores. Tú intentas gritar en medio de los horrores, pero la voz no sale, el grito languidece antes de ser emitido. No importa, estás solo. Nadie te oye, nadie acudirá en tu socorro. Repaso y repaso lo que fue, lo que es y lo que será, y dudo, y busco, y no sé si hay motivos para seguir viviendo. Acude la mentira y el autoengaño, uno se engaña y da otro paso, y sin mirar a los lados, camina por inercia o empujado por el zumbí robotizado en que te has convertido. Damos vueltas dentro del laberinto donde hemos caído, al cabo, exhaustos y vencidos, tiramos la toalla y damos el combate por perdido.
Hay un último momento, cuando despiertas y crees que todo fue una pesadilla. El sol volverá a salir y renacerá la esperanza. Tú volverás a soñar, yo volveré a escribir sobre los monstruos que me persiguen, y así llegaremos de la mano del destino al final de nuestra sola y única representación.
Insisto, ¿porqué escribo y para quién escribo? Tal vez, porque tengo la necesidad de comunicar y de dar, pero ¿qué puedo dar, que sea válido y de utilidad? A sufrir no se aprende, la vida te lo da. Hay cosas que no se pueden enseñar, otras un poquito, se puede auto aprender. Nada más.

martes, 20 de octubre de 2009

CONOCIDOS EXTRAÑOS

Pasamos la vida juntos y no nos conocemos. Cada uno va por su lado, sin comunicarnos. Cuando coincidimos en algún momento, representamos un papel que nos es ajeno, porque no somos nosotros. Nos hemos montado la historia de nuestros sueños. Decimos ser lo que no somos, y como ni nos escuchan ni escuchamos, pues, eso, siempre seremos unos conocidos, pero extraños. Constantemente estamos en guardias, tenemos miedo a que se conozcan nuestras debilidades, pensamos que ese será un punto vulnerable donde golpear para hacer daño. Nos aislamos cada vez más en la concha del soy, soy, tengo, tengo. Al final somos unos desconocidos hasta para nosotros mismos. Damos una impresión equivocada, queremos, necesitamos que se nos juzgue con los elementos inventados, con las cualidades soñadas. ¿Quién mejor que nosotros para hablar bien de nosotros? El granuja habla con ardor de sus buenas cualidades, destacando su corazón y honradez, y apenas ha terminado de hablar es encarcelado, no por lo que ha dicho, si no, por lo que hecho. En lo referente a nosotros, nunca sabremos quién miente y quién dice la verdad, y en que momento. Desconfiemos siempre, y pensemos que nos van a engañar, si nos equivocamos, mira que alegría; pero si pensamos bien y nos equivocamos, vaya decepción. Mirar a los ojos no garantiza la verdad, más bien el entrenamiento y el aguante.
Y no cesa el aislamiento, vivimos juntos y ni rozamos nuestros pensamientos, que vuelan por diferentes galaxias, aunque se abracen los cuerpos. Somos unos desconocidos que caminamos entre la gente, y la gente una masa que se agita y se mueve, pero que nada siente.

lunes, 19 de octubre de 2009

FIN DE SEMANA

PALACIO REL DE ARANJUEZ


TOLEDO
y aquí estoy, como si no hubiera pasado nada.
He pasado el fin de semana viajando. La autovía, en autobús; las calles, en mi descapotable. He visitado Toledo, Aranjuez, Segovia y Madrid. Dos días muy emocionantes. Hemos visitados todos los lugares con historia que el tiempo nos ha permitido.
Me gusta viajar, pese a los inconvenientes que me van surgiendo, unos se superan, otros, no hay manera. Y como no hay monumentos con historia que no tengan escalones, yo de cuando en cuando me tengo que conformar con monumentos más modernos. Para mi no es un sacrificio. Lo importante es llegar y haberlo vivido.

viernes, 16 de octubre de 2009

AMOR PASAJERO

Yo me pregunto: ¿es el amor igual en todos los tiempos? Seguro que aunque el sentimiento siempre ha sido tan bello, en cada época se ha amado de diferente manera. Antes: hasta que la muerte nos separe o contigo pan y cebolla, ahora: he conocido otra persona, se acabó el amor o me dan lo que tú no me puedes dar. Es un amor poco fuerte, poco seguro, muy egoísta. ¿Eso es amor, interés o una pasión pasajera? Ya es casi un sentimiento, en lo esencial, desconocido, desvirtuado por tantas promesas, sucio del uso, convertido, de piedra preciosa, en baratija, en calderilla, en bisutería. Se hacen apasionadas promesas de amor sin ton ni son, a la ligera, en cualquier momento, de cualquier manera. Promesas que con el mismo ardor que se hacen, se rompen. Y todo termina en una simple aventura. De fuerte a frágil, de mucho a nada. Es fácilmente reemplazable, y no es extraño pasar de las caricias a los insultos y, hasta, a los mamporros.
Cuando el amor se rompe, el alma se marchita.
Mueren mucha gente por amor, de amor? Daríamos la vida batiéndonos en duelo por amor? Están prohibidos, pero da igual.
En las relaciones de pareja yo sustituiría la palabra amor por otra más acorde con los tiempos que vivimos, una palabra que acierte mejor describiendo sentimientos modernos. Porque, por ejemplo, hacer el amor no es un sentimiento, es darle una alegría al cuerpo. Un mal uso de una palabra tan sublime y hermosa.
Tengo un mal día, que me perdonen los enamorados. Afortunadamente, no hay reglas sin excepciones, y mis teorías no van a ser menos, además, sólo son eso, mis teorías, mis desfasadas y achacosas teorías.
Suerte, y a seguir amando.

Me despido hasta el lunes, 19 octubre. Feliz fin de semana.

jueves, 15 de octubre de 2009

OBSTÁCULOS EN LAS ACERAS.

Desde la silla de ruedas.
Una persona en silla de ruedas se puede encontrar en la acera de todo, hasta farolas, tan molestas como un coche, con la diferencia que el coche se va, pero la farola se queda. Señores encargados de las calles y sus aceras, ¿de verdad piensan en los que vamos en silla de ruedas?

miércoles, 14 de octubre de 2009

SOY LO QUE ESCRIBO

Lo repito una vez más, soy lo que escribo, y escribo lo que pienso. Así de simple. Quién siga mi blog, ha llegado ha conocerme íntimamente, y sabe como soy. Qué importa que no haya dado a conocer ni mi cara ni nombre, eso no es importante, al fin y al cabo, no es nada más que la envoltura. Para andar por la vida necesitamos una hermosa y buena envoltura con la que representar un papel que en nada se parece a nosotros, y que nos obliga a comportarnos de una determinada manera. Pero yo he querido ser leal con vosotros, despojándome, pieza a pieza, de todo lo que pudiera entorpecer vuestro juicio. Repito, soy como escribo, y eso, ya lo conocéis. Os cuento lo que nunca se cuenta, los pensamientos. Y todo sin trucos ni ardiles literarios, con palabras de la calle, sin adornos, sin florituras, con la sola preocupación de hacerme entender.
Por mi forma de pensar creo que no nací en el tiempo que me correspondía, o quizás si, estoy muy confundido. Son las ideas, son las costumbres y los comportamientos, lo que hace que me sienta perdido, como si fuese extranjero en el planeta tierra. ¿Un inadaptado, un antisistema? No, ni lo uno ni lo otro, estoy muy bien integrado, acepto la vida como es, me dejo llevar. Es algo más profundo, más importante, quizás le vaya bien lo de extranjero en el planeta tierra.
No soy materialista, soy romántico. De haber vivido en otro tiempo, nunca hubiera provocado un duelo, pero siempre lo hubiera aceptado. Me hubiera batido por honor, por lavar una ofensa o por una mujer

martes, 13 de octubre de 2009

MENDIGO

Sentado en el suelo, con la vista baja, mirando al suelo con insistencia y un cartón doblado a sus pies, con un mensaje de socorro, escrito con bolígrafo y trazos inseguros, que decían: OBRERO PARADO NECESITA AYUDA, al lado una cajita con algo de calderilla, y la gente pasando como con prisa. Así estaba nuestro compatriota, porque era un español, además con familia. Me paré a su lado,´´ pensando como entablar conversación con él sin que se ofendiera. Yo no tenía que cruzar la calle, pero más bien para ponerlo a prueba, le pedí que me ayudara a cruzar. Cuando estuvimos en la otra acera, le pregunté si quería tomar un café conmigo, y un café tomamos. Hablamos de cosas sin importancia. Iniciamos muchas conversaciones, y ninguna terminamos. Intenté saber algo de él, pero nada me contó, sólo que a muchos kilómetros tenía familia. Respete sus silencios, su intimidad y su historia. Me quedé con lo mucho que adivinaba de su vida. Me acordé de reportajes de televisión en los que el protagonista al perder trabajo, perdía casa, familia y autoestima. Y no es ficción, es la triste y amarga realidad. Todo queda reducido a deambular por las calles con sus propiedades en la mochila, un cartón gritando su necesidad, y pidiendo con la vista baja ocultando su drama, y durmiendo en un banco, una puerta o al abrigo de unos cartones, tal vez, con la cara mojada por las lágrimas.
En un descuido mío, pagó los dos café, el suyo y el mío, y antes que yo pudiera reaccionar, me tendió lo mano y, apenas con un susurro, dijo: “Gracias, amigo” Le estreché la mano con fuerza y complicidad, pero no puede pronunciar palabra, todo lo dijo el silencio. Con paso cansado y la mochila a la espalda se perdió en la calle. Lo he intentado, nunca más lo he vuelto a ver.

domingo, 11 de octubre de 2009

GUARDIA URBANO


Hace sobre 40 años no había muchos coches, pero en la Velá los guardias urbanos se trasladaban a la Ermita para regular el tráfico, y no faltaba la guardia civil para mantener el orden.


Momento en que los sacerdotes oficiantes en la misa, dan la comunión.
Devoción que se renueva y acrecienta con el paso del tiempo, aunque se rece con plegarias viejas, y mensajes nuevos. Fe vieja, evolucionada en el tiempo. Se imploran las mismas cosas con otro lenguaje y con el mismo pensamiento. Virgen que has escuchado con tu oído divino, peticiones, deseos, penas y secretos que sólo a ti contaron, te contaron pensamientos y no lenguas humanas. En tu presencia la palabra enmudece, se establece la comunicación del silencio, la de lo humano a lo divino, la de la soberbia a la humildad. Con tu presencia y en tú honor, el pueblo vibra y en una incesante peregrinación te visitan en la Iglesia de Santiago. En tu provisional santuario,.donde recibes visitas multitudinarias, desde niños, deseosos de conocerte, a viejos que no te quieren olvidar. Ahí esta el pueblo, tú pueblo, tus fieles unidos por un pensamiento, por una idea, por la Virgen de las Cruces. Creyentes o no creyentes, ahí los tienes a todos, a tus pies, unidos por lo fe, por la fe en ti. Patrona de Don Benito, Capitana de tu pueblo. ¡a mandar!
El 12 de octubre desfilaras, al mando de un enaltecido y entusiasta ejército, hasta tu Ermita-Cuartel en la sierra de Ortiga. Presidirás los actos celebrados en tu merecido honor, en un día de romería y jolgorio, de colores y bullicio, con olor a caldereta y vino, con chiringuitos y tiovivos.
La fiesta se acaba, la Velá toca a su fin, se regresa a casa roncos por la gira, cansados por la caminata, contentos por el deber cumplido y por la fe renovada. Con la esperanza en próximas Veladas.
¡Hasta el año que viene!

sábado, 10 de octubre de 2009

NUECES


El Mayordomo de la Hermandad Virgen de las Cruces, el Alcalde y el Párroco de la Iglesia de Santiago entre el numeroso público asistente a los actos.


Este día no faltaban los vendedores de nueces a la entrada de la Ermita.


viernes, 9 de octubre de 2009

EUCALIPTOS GIGANTESCOS

A la entrada de la Ermita había gigantescos eucaliptos que daban abundante sombra y a cuyas ramas subían los jóvenes para contemplar el panorama.

Día de campo, de romería o de gira, con mesa improvisada o mantel en el suelo, donde se disputaban el espacio, el vino, el chorizo, las chuletas, las tortillas, la ensaladilla y el pan y las nueces compradas a la llegada.

jueves, 8 de octubre de 2009

DÍA DE FIESTA Y JUEGOS

Había día para todo, hasta para jugar al corro.
En la explanada la gente se acomodaba como buenamente podía: de pie, sentados en el suelo y los viejos, siempre previsores, en la silla bajita que llevan de casa.


miércoles, 7 de octubre de 2009

ACTUACIONES MUSICALES EN LAS CRUCES

Juveniles de los Caramanchos actuando delante de la Ermita.

Tampoco faltaba algún conjunto flamenco que alegrara la fiesta en la Ermita.

martes, 6 de octubre de 2009

MISA EN LA ERMITA

Autoridades y público asistente a la misa en las Cruces.
Alameda a la derecha de la Ermita, desaparecida hace años.




lunes, 5 de octubre de 2009

A LA PATRONA DE DON BENITO

Así era la Ermita de las Cruces en las años de 1970, durante un día de la Velada.
Virgen de las Cruces con traje de gala.




Quiero contribuir a la celebración de la Virgen de las Cruces, patrona de Don Benito, con algunas fotos de hace unos treinta años. Es la modesta ofrenda del recuerdo de otros tiempos. Publicaré dos cada día hasta LA VELADA, 12 de octubre.
Mi blog es poco conocido, por lo que sé que las fotos no serán vistas en el momento, pero, al menos, formarán parte de una exposición permanente. Esa es mi ilusión y en eso trabajo.






viernes, 2 de octubre de 2009

LEVANTARSE POR LA MAÑANA

Para la mayoría de las personas el peor momento del día, creo, es cuando hay que levantarse de la cama, y si para las personas sanas que se valen bien solas es malo, ya pueden imaginar lo que es para personas con limitaciones. Unos porque hay que ayudarlos, otros, porque aún haciéndolo solos, están muy limitados. Para nosotros el tiempo no cuanta, estamos mentalizados para no marcarnos tiempo y no agobiarnos con prisas. En mi caso, necesito cerca de una hora. Me levanto temprano y. unas veces en la silla de ruedas, otras agarrándome a muebles, paredes, puertas, o donde puedo, me voy apañando, pero me hago todo, bueno todo, menos peinarme y abrochar algunos botones. Uso trucos y pequeños atajos, hago cosas tan raras que es todo un espectáculo. Por lo que me cuesta a mi, ya me hago una pequeñísima idea lo que será para una persona que, casi, dependa enteramente de los demás, aunque es muy difícil ponerse totalmente en la piel de otro. Es tan grande el esfuerzo que tengo que hacer cada día que pienso si no sería mejor no acostarse. Cosas, cosas que se piensan, pero luego todo vuelve a la normalidad, la tormenta pasa, el espíritu se
serena y, vuelta a empezar.



He de despedirme hasta el lunes, día 5. Feliz fin de semana.

jueves, 1 de octubre de 2009

FÁTIMA-Portugal

Desde la silla de ruedas.



Al fondo, la Basílica de la Virgen de Fátima. Creyentes avanzando de rodillas por la explanada.