viernes, 31 de diciembre de 2010

SEAS BIENVENIDO, 2011

El tiempo no envejece, envejecemos nosotros.

¿No tiene la misma energía el año que acaba que el que empieza? El sol sale todos los días para las mismas estaciones, y en resumidas cuentas, son estas las que nos recuerdan que estamos envejeciendo, y quizás el tiempo no se haya movido del mismo sitio. Sin embargo, como nos gustan las despedidas y los recibimientos, ponemos la mejor cara y vestimos la mejores ropas para decirle adiós al ya anciano año 2010, y con renovadas energías le damos un abrazo de bienvenida al recién nacido 2011. Y con el aturdimiento de tanta fiesta y jolgorio, apenas nos damos cuenta de que hemos pasado la frontera del tiempo. Ni siquiera sabemos la consigna que el viejo le ha dado al joven. Pero, en nuestro deseo e iluso afán de ser hoy más felices que ayer, cerramos los ojos para pensar que el año que empieza será mejor que el que ha acabado. Pues lo empezamos con nuevos brios, con renovadas intenciones, con muchas promesas, con optimismo y ánimos. Puede que todo eso ayude para que se obre el milagro de ver nuestros sueños cumplidos.

Yo, humilde escritor de frases sin sentidos, soy muy ambicioso en mis peticiones. Deseo que desaparezcan tantas calamidades como azotan a la humanidad, la igualdad para razas y personas y la solidaridad y la tolerancia. Y a nivel más íntimo, le deseo un feliz año 2011 a todas las personas que hayan cruzado conmigo una palabra hablada o escrita, un pensamiento, una sonrisa o una mirada, o que se asomen a la pantalla del ordenador para participar de mis buenos deseos A todos:

¡!! FELIZ AÑO NUEVO!!!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

DON BENITO. Antes y después

PARQUE MUNICIPAL. La foto en blanco negro es del año 1970, y en la puerta de entrada se leer la dedicatoria de los alumnos de la Escuela de Trabajo a su pueblo. La foto en color es de 2010, y en ella se puede apreciar el gran cambio que ha sufrido la entrada al parque.

lunes, 27 de diciembre de 2010

COCHE EN PASO DE PEATONES

SIN PALABRAS. Así titularía la foto, y una persona en silla de ruedas no necesitaría más comentario para ver el problema. Sin embargo no estoy seguro que todos los conductores lo vieran, lo digo por la cantidad de veces que se repite la misma escena. No es costumbre sólo de algunas poblaciones, es costumbre de conductores. Hasta dudo que la policía municipal este muy pendiente del tema, pues el coche de la foto estuvo varias horas encima del paso de peatones de una calle céntrica. Y son tantas las veces que se repiten estas cosas, que si hubiera que denunciar cada una de ella, me tendrían que poner en la nómina del Ayuntamiento como vigilante, denunciante y chivato. Y, la verdad, yo no quiero educar a un conductor solo, yo deseo concienciar a todas las personas y de todas partes.

sábado, 25 de diciembre de 2010

!FELIZ NAVIDAD!

Y al fin, ha llegado la Navidad. Se ve en las luces, en los colores, en la música, en el ambiente, en las risas, en las tiendas, en la calle, en los restaurantes, en los bares, en las prisas, en la lotería, en las carreteras, en los aeropuertos…Todo esta impregnado de espíritu navideño. Y hasta la mirada de la gente parece que tiene brillos de fiestas. Todo el mundo se disfraza de alegría. Días de sueños y de fantasía. De desear lo imposible y de ensanchar el corazón con buenos deseos, que se prodigan con generosidad y alegría. Se dan los abrazos que se tienen pendientes y que hace tiempo que no se dieron.

¡Qué hermosa es la Navidad de los deseos y de los sueños! Es creación nuestra para ser felices, y si nos empeñamos, todas nuestras ilusiones se convertirán en realidades. Es la magia de los sentidos y de los deseos. Dejémonos envolver por su embrujo.

Pienso en otras navidades, en otros lugares, con otras personas, allá lejos en el tiempo y escondidas en la memoria. Días de añoranzas. Eran distintas, con otras costumbres y otros parientes. Tenían, sin embargo, en común las buenas intenciones y los mejores deseos.

Brindo levantado mi copa al cielo y grito: ¡!!FELIZ NAVIDAD!!!

viernes, 24 de diciembre de 2010

DON BENITO. El aguinaldo

Un haiku para un amigo.

Un aguinaldo
Al guardia de la porra
En Nochebuena

Emocionado por el recuerdo, confieso que yo estaba allí, aunque no forme parte de la escena.
Foto de principio de los años 70.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA LOTERÍA DE NAVIDAD


Como el cuento de la Lechera. Hay mucha gente que, siquiera, una vez al año hacen planes a cuenta del décimo de lotería que han comprado para Navidad. La ilusión dura hasta el momento del sorteo, luego queda el rebusco de pedreas y algún reintegro. Y también el consuelo de gozar de buena salud. O eso se dice para fortalecer el ánimo.


Claro que no faltan las personas con suerte, que muestran el número premiado como un merecido trofeo de papel del Estado. Luego vienen los comentarios, las muchas historias, las anécdotas y curiosidades. Alrededor de la fortuna sucedieron muchas cosas que pasaron desapercibidas hasta que se aireo la suerte de algún jugador navideño. Historias que vienen envueltas en décimos de lotería. Es bonito el ambiente que se crea. Los afortunados saltan y gritan con el número en la mano, abrazados a los perdedores. Brindan con cualquier líquido, que cae sobre sus cabezas como agua bendita. Los reporteros de los medios informativos hacen preguntas tontas para forzar respuestas de risa. Y en el jolgorio puede participar todo el que pase por allí cerca. Da igual que sea pariente, amigo, enemigo o desconocido.


A las personas con pocos recursos no les toca como para dejar de ser pobres. Sólo les puede tocar mucho a aquellos que juegan mucho. Sin embargo, para quien poco tiene cualquier cantidad es una fortuna. Y hay personas que ni en toda una vida trabajando hubieran visto tanto dinero junto. Hay que jugar, aunque sólo sea un poquito. Quien sabe si la fortuna algún día se acordará de nosotros. Pensemos que con la suerte no valen recomendaciones, y que no se necesita ayuda, la única condición es comprar el décimo, y esperar que la fortuna se enamore de nuestro número. No podemos hacer nada más, ya que no hay fuerza humana que pueda sacar de los bombos las bolas que están reservadas para que las saque la suerte.


Yo, por mi parte, me conformo con que mañana sea como hoy, y seguir respirando mucho tiempo, aunque no me toque la lotería.

lunes, 20 de diciembre de 2010

DON BENITO. Coral

CORAL.. Durante una actuación en el Instituto de Enseñanza Media “Donoso Cortés”
Foto de la segunda mitad de los años de 1970.

sábado, 18 de diciembre de 2010

DON BENITO. Día de Nochebuena en el Bar Verea.



Un día de Nochebuena en el Bar Verea. En fechas entrañables de Navidad les quiero dedicar el más emocionado de los recuerdos a estas personas que un día fueron mis amigos. Y brindar como si el tiempo no hubiese movido nada, como si todos pudiésemos volver a formar parte de la misma escena. Soñemos que estamos aquí, porque aquí los vemos en la foto, y yo, detrás de la cámara. Mis respetos a todos, a los que se fueron y a los que les recuerdan.
Imagen de hace sobre treinta años.

jueves, 16 de diciembre de 2010

HAIKUS NAVIDEÑOS


No creo que estos humildes haikus contribuyan mucho para animar el espíritu navideño, pero, por si acaso, ahí los dejo.

Árbol navideño
Luminosos colores
Extraños frutos.

La pandereta
Música navideña
Felices pascuas.

Desde la guerra
Navidad con música
De explosiones.

Luz en el árbol
La Navidad sonríe
Guía una estrella.

En Nochebuena
Cantan los gitanos y
Los payos bailan.

Suena zambomba
Navidad en un chozo
Cantan pastores

En un pesebre
El milagro de la fe
Virgen y madre.


La nochebuena
Navidad de nevada
Portal y niño.

Niño nacido
Inmaculada madre
Pesebre frío

En un pesebre
Una posada en Belén
Noche de parto.

martes, 14 de diciembre de 2010

DON BENITO. Antes y después


Foto en blanco y negro de principio de los años 80. Arriba, a la izquierda, obras del Asilo; en el centro, a la derecha, salida de la calle Ancha; y de frente, carretera dirección Avenida Alonso Martín. En la foto en color de 2010, hecha desde el mismo sitio, el paisaje urbano ha cambiado por completo; además de muchos árboles, se construyó el Colegio Público “Donoso Cortés”- centro imagen-

domingo, 12 de diciembre de 2010

DISCAPACIDAD E IMPOTENCIA


Las personas que sufrimos alguna discapacidad procuramos pasar desapercibidos, para lo que tenemos que cuidar mucho nuestras maneras y comportamiento. Sin embargo, no siempre se consigue a los ojos de los sanos, algunos, siempre pendientes para ver si nos cogen en alguna falta. Y seguro que siempre verán algo que afearnos. Son personas que para ocultar su incapacidad, tienen que hacer resaltar nuestra minusvalía. Y como estamos en desventaja para defendernos, no podemos hacer otra cosa que llorar de rabia. Al menos yo, ni siquiera puedo desahogar gritando.

Esto viene a cuento de los apuros que pasó mi amigo Juan en un establecimiento hostelero de titularidad pública. Juan padece esclerosis múltiple y vive encima de una silla de ruedas. Aquel día nos sentamos a la mesa de un bar y pedimos un par de cervezas. A mi amigo le pusieron aceitunas de aperitivo, y los huesos los iba depositando con mucho cuidado en una servilleta de papel que había puesto sobre la mesa. En un movimiento de sus incontroladas manos todos los huesos cayeron al suelo. Como si fuese el genio salido de la lámpara, surgió el hombre servicial, ordenado y amante de la limpieza criticando en voz alta la actitud de mi amigo, decía, al tirar los huesos al suelo. No sé si todos los que lo oyeron se pusieron de su parte, creo que sí, porque era el más fuerte, hablaba más alto, y ni Juan ni yo podíamos defendernos con la palabra. La señora de la limpieza se puso inmediatamente de su parte sin querer saber nada más que lo él decía. Mientras tanto, nosotros, a comernos las lágrimas y la rabia por el desamparo.

No es nada importante, al menos para quién no lo sufre. Inmenso para quién tiene que aguantar este tipo de actitudes. La vida esta compuesta de muchos pequeños detalles, que por si solos hasta pasan desapercibidos y se olvidan pronto. Yo ya lo tenía olvidado, pero esta tarde he coincidido con el hombre sano, servicial y pulcro, y empezó a referirle a un grupo de personas el caso de los huesos de aceitunas… Y es la segunda vez que no he podido defender a mi amigo.

viernes, 10 de diciembre de 2010

DON BENITO. Iluminación Navideña.

Calle Ramón y Cajal


Mi cámara dejó constancia que hace cerca de cuarenta años también había iluminación navideña. Aunque ni los coches, ni las calles, ni los escaparates fuesen tan vistosos. Eran tiempos de foto en blanco y negro.

martes, 7 de diciembre de 2010

LA GRAN BORRACHERA

Era un cinco de Enero de hace casi medio siglo. Un día, de esos días fríos de invierno. Aquella mañana salí temprano para ayudar a un amigo a coger aceitunas en un olivar que tenía cerca del pueblo. Allí estuvimos toda la mañana, pero antes del mediodía tuvimos que abandonar la tarea obligados por el frío. Y ya en el pueblo, camino de casa, pasamos por la puerta de una taberna y decidimos entrar a tomar una copa de coñac para entrar en calor. Era la forma en aquellos tiempos de entrar en calor, aunque el coñac fuese de garrafón. Dentro de la tasca solo había dos personas: la dueña del establecimiento, una señora de mediana edad, de mediana estatura y con kilos de sobra; la otra persona era un señor delgado y bajito, con un traje azul oscuro y una corbata amarilla, la cabeza la cubría con uno de aquellos sombreros que traían los emigrantes de Alemania. El hombre se agarraba al mostrador con las dos manos, y miraba fijamente un vaso grande de vino que tenía delante de los ojos, y sin decir ni pío. Pensamos que con la borrachera que tenía, un vaso más lo tumbaría. Y se lo invitamos nosotros cuando pusieron nuestras copas. Acabamos bebiendo al compás, él vasos de vino, nosotros copas de garrafón. Hasta hacíamos apuesta sobre en que momento caería. Mientras nosotros ya habíamos empezado a ver doble y hasta tiple, él seguía con las manos cogidas al mostrador, y sólo soltaba la derecha en el momento de coger el vaso y tomarse el vino de un trago. Pero nosotros no queríamos darnos por vencidos, pues creíamos que era muy humillante la de ser derrotados por aquel cacho de hombre. Y la tabernera con una botella de coñac en una mano y una de vino en la otra. Acabamos tan borrachos que no nos podíamos comunicar ni por señas. Apenas le pudimos decir entre los dos a la señora que nos llamara un taxi. Y nos fuimos, dejando allí aquel hombre silencioso, sin descomponer la figura, tal y como lo encontramos. Quizás no igual del todo, pues nos pareció que había crecido un poco. También dejamos el frío y nos llevamos la borrachera y la vergüenza de la derrota.

La única vez que me han llevado bebido a casa, y encima, no se puede decir que fuese por una buena causa. Pero, todavía hoy me pregunto: ¿llegaría aquel hombre por sus propios pies a casa? Me lo imaginé dando tumbos por la calle, luciendo una borrachera que le habíamos pagado nosotros. Sino toda, casi toda. Bien la podía lucir con orgullo, al fin y al cabo, nos había ganado la partida, y sin decir palabra, abriendo la boca sólo para que entrase el vino.

lunes, 6 de diciembre de 2010

DON BENITO. Día de la Constitución

Por los años a que corresponde la foto, entre primeros y mediados 1980, se celebraba el Día de la Constitución en Don Benito con la izada de banderas en la Plaza de España, calderetas, migas y sardinas, además de algún otro acto lúdico. En años posteriores empezaron las actuaciones de la Banda Municipal de Música.

sábado, 4 de diciembre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques

RAMÓN Y CAJAL. Importante calle comercial en la principal arteria del pueblo.

viernes, 3 de diciembre de 2010

UN ERROR

NOTA ACLARANDO UN ERROR.
Entrada publicada el día 1 de diciembre de 2010.

Doy las gracias más sinceras a un buen amigo por hacerme ver que la foto en blanco y negro no corresponde a la calle Mengabril sino a otra de un barrio distinto. Pido perdón por tan lamentable error a todas las personas que me siguen. Y en mi descargo sólo puedo decir que entonces las dos calles eran muy parecidas, que las fotos se hicieron el mismo día y que quizás mi equivocación parta de que están en la misma tira de negativos.
Gracias y perdón.

PERSONAS IMPULSIVAS


Hay muchas personas que viven cabreadas todo el tiempo. Están siempre enfadas y a la defensiva, como si temieran un ataque en cualquier momento. Piensan que todo el mundo les quiere hacer daño, y se convierten en victimas de su propia desconfianza. Chillán, gritan y, hasta insultan sin consideración hacia los otros. En esos momentos de ofuscación creen que la verdad es una, y la razón la tienen ellos. No valen los intentos de diálogo, ni la aportación de buenas y poderosas razones, jamás lograrás cambiar, mientas les dure el berrinche, ni una coma de su pensamiento, ni frenaran ningún impulso. La paciencia es la única fórmula de convivencia, y vivir con el temor que estás sentado encima de una bomba que puede estallar cuando menos lo esperes. Son imprevisible en sus reacciones e impulsivos cuando han de decidir algo. No reflexionan, pero tampoco permiten que otros lo hagan e intenten convencerlos, y mucho menos que admitan sus errores.

Son problemas de carácter, que perjudican gravemente la convivencia entre personas. Estas personas son las que dicen que no toleran la mentira y que van siempre con la verdad por delante. Sin embargo, es bueno pensar que la diplomacia ha evitado muchas guerras, y que las buenas maneras tienen mucho de hipocresía, pero es la única forma de tolerarnos los unos a los otros, además, hasta de hacernos felices.

En resumen, son ellos los que más sufren la falta de control que tienen sobre si mismo. Estoy seguro que quisieran controlar, pero una fuerza oculta les empuja a ser tan impulsivos. Cada cual es como es, y no siempre es nuestra la culpa. Estas, son excelentes personas en todos los sentidos, la única condición es no llevarles la contraria abiertamente para que haya una buena armonía.

Esto lo he escrito pensando en un amigo que me pidió que escribiese mi opinión sobre él. Y con esto hubiera acabado si no se me hubiera olvidado decirle que no vale la pena enfadarse, que la vida se pasa mejor estando contento, y que todo el mundo es bueno.

Amigo, baja la guardia. Y que tú vida sea siempre una competición de sonrisas.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

DON BENITO. Antes y después

CALLE MENGABRIL. Aunque parezca que aquí el cambio no sea tan apreciable, a poco que comparemos las dos imágenes, veremos el paso del tiempo. Sin que sea necesario enumerarlo en las dos fotos. La de arriba, primeros años de 1970 , y la de abajo, de 2009.

lunes, 29 de noviembre de 2010

EL BOCADILLO DE JAMÓN




Muchas enfermedades del sistema nervioso parecen puro cachondeo, y es que no es para menos. Presentan raros síntomas de comportamientos, de deseos, de necesidades, de movimientos, de tic y de extraños dolores. De esos que cuando un médico no sabe que decirle al enfermo, le diagnostica “dolores nerviosos”. De esas enfermedades puedo contar mucho, porque son muchas las que he visto, y en unos tiempos que las enfermedades parecían que eran más graves o menos graves, por lo poco que se sabía de ellas. Hoy se las tiene a casi todas catalogadas y fichadas, y por raras que resulten, siempre se tiene una buena explicación, aunque el enfermo se muera. Así las cosas, imagino que lo que le ocurría a mi colega de habitación en el hospital era de lo más normalito. Se ve que había pasado mucha hambre, y eso lo tenía archivado en la cabeza. Quizás fuese eso lo que le inducía a registrar las mesillas de noche de otros enfermos para quitarles la comida y guardarla en la suya. Y así transcurrían los días. Nosotros, sometiéndole a estrecha vigilancia; él acumulando alimentos en cualquier descuido. Su vocabulario se reducía a la comida.


Una mañana se subió a un depósito de agua, y desde arriba gritaba que o le daban un bocadillo de jamón o se tiraba de cabeza. Se armó un revuelo impresionante. Acudieron médicos, enfermeros, monjas, cocineros, soldados de guardia, enfermos y todo al que le llagó la noticia. Los de abajo gritaban que bajase y que no hiciese tonterías; y él chillaba, cada vez más alterado, que o le subían el bocadillo o se tiraba. Accedieron a sus exigencias y le prometieron que en cuanto bajase le daban el bocadillo. A lo que él contestó que naranjas de la china. Su condición era que tenían que subírselo. A esto contestaban los negociadores que el depósito estaba muy alto. Después de una hora de tira y afloja, surgió un voluntario valiente que se ofreció a subirle lo que pedía. Ni siquiera le permitió subir el último peldaño de las escaleras. Le arrebató el bocadillo y lo mandó para abajo, prometiendo que cuando se lo comiese bajaba. Cumplió su promesa, y, aunque sin mucha prisa, bajó como si nada hubiese pasado.


Unos días después se repitió la misma historia. Todo exactamente igual, pero con algunos espectadores menos. Y así algunas veces más, hasta que al final bajaba el solito, porque ya no le hacían ni puto caso. De todas formas siempre nos quedará la duda ¿Y si se hubiese tirado?

sábado, 27 de noviembre de 2010

DON BENITO. Inauguraciones



PABELLÓN POLIDEPORTIVO MUNICIPAL. Fue inaugurado hacia mediados de los años de 1980.
En la foto se puede ver la gran cantidad de público que acudió al acto. En la de abajo, el Alcalde de Don Benito, José Diestro, posa con el equipo de baloncesto que jugó en el partido de inauguración.

viernes, 26 de noviembre de 2010

EL CALOR DEL BRASERO

Cuando salí de casa esta mañana hacía mucho frío. Vi un grupo de niños que corrían al colegio. Sería el frío y los niños, que de pronto me acordé de una escena habitual por las mañanas de invierno en las puertas de muchos establecimientos, una señora encendiendo o soplando un brasero de picón. En aquellos años era la calefacción de las casas, de las oficinas, de los bancos, de los bares, de los colegios y escuelas nacionales… Era la calefacción única, bueno, también estaban las chimeneas de casas grandes y gente más pudientes. En las escuelas, el brasero lo tenía el maestro, que alguna vez permitía que los niños se calentasen. En los bares estaban debajo de las mesas, donde los clientes más habituales pasaban interminables horas delante de una taza de café vacía. En los bancos y oficinas, el empleado invitaba, de cuando en cuando, a algún amigo de confianza a sentarse en la mesa a calentarse un poco, y hasta metían la cabeza debajo de las faldas para darle vuelta al brasero con la badila. Las señoras de la limpieza se encargaban que el brasero estuviese listo antes de abrir el establecimiento al público. Esta estufa especial tenía, además de dar calor, otras muchas aplicaciones. Se podía secar ropa, calentar líquidos, tostar castañas, encender el cigarro y hasta matar por una mala combustión si la gente se quedaba dormida.

Por la calle pregonaba el piconero su mercancía. La cara tiznada, y con las manos negras, se paraba, liaba un cigarro y seguía con su cantinela. El burro que tiraba del carro cargado de sacos, miraba a la señora compradora un instante, para acabar mirando la atmósfera.

Estos son los recuerdos que surgieron de mi memoria esta fría mañana de invierno. En el pasado hacía el mismo frío que ahora, pero entonces no había tantos medios para combatirlo, y hoy, que si los hay, ¿por qué nos quejamos tanto?

miércoles, 24 de noviembre de 2010

DON BENITO. Bailes y música

Grupo Folklórico “Los Caramanchos” Fundado a mediados de los años de 1970. La foto fue tomada a finales de ese mismo año, en una de las primeras Ferias de las Vegas Altas (FEVAL).

lunes, 22 de noviembre de 2010

PREPARSE PARA SER UN JUBILADO



Después de toda una vida trabajando, sujeto a un horario y a una disciplina laboral, te llega la jubilación. Has estado soñando durante mucho tiempo con ese momento, y cuando llega, lo recibes asustado. Te acuerdas de tus compañeros, sabes que los has perdido y que ya nada será como antes. Te da miedo todo el tiempo que tendrás para ti, en adelante. Para animarte te prometes a ti mismo que harás muchas cosas que no pudiste hacer antes. Que dedicarás más tiempo y atenciones a la familia. Y pasearás mucho, y dedicaras su tiempo al deporte, a la lectura y a los amigos. Sin olvidar los viajes, por cuenta propia o con el Inmerso. El panorama es idílico, y a pesar de todo, tú dudas, porque en fondo no estas seguro de nada. No es para menos, pues, no es fácil asimilar un cambio tan radical. Cambio, que, o se produce rápidamente, o vivirás como a la deriva, siendo un estorbo hasta para ti mismo.

Mi jubilación no fue muy complicada, pero porque tuve una larga charla conmigo mismo, y llegué al convencimiento que había que mantener igual, toda la rutina que fuese posible. Seguí levántame y acostándome a la misma hora, y haciendo las mismas cosas que hacía fuera del trabajo. Con las horas laborales me metí en complicadas tareas, que me dan quebraderos de cabezas, pero también muchas satisfacciones. Y lo más importe, soy libre, y en libertad he organizado mi vida. El cuerpo es muy cómodo, es nuestro peor enemigo, y para que funcione bien, hay que someterlo a una dura disciplina.

Son muchas las cosas que podemos hacer los jubilados, sobre todo, regalar un poco de tiempo, de ese que nos sombra y no sabemos como gastarlo. No es bueno estar ocioso pensando en uno mismo.

Esto se lo dedico a un buen amigo, que esta asustado porque tiene que jubilarse próximamente. Estoy seguro que encontrará el mejor camino para ser un feliz jubilado.

sábado, 20 de noviembre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques



GROIZARD. Céntrica calle, que desemboca en la Plaza de España. Importante en Comercios y Bancos. Al final, a la izquierda, se encuentra la Casa de la Cultura, obra del famoso arquitecto Rafael Moneo, e inaugurada en la década de los 90.

viernes, 19 de noviembre de 2010

LA HISTORIA EN UNA FOTO

Me gustaba fotografiar la improvisación, disparar la cámara a lo que yo veía en ese momento. Una sonrisa al principio, nunca al final, porque entonces ya estaba marchita. Para una escena de calle, para un monumento o para una fachada, no cualquier hora es buena o cualquier día. Es la luz la que da volumen a los objetos, es la que da vida o muerte a una sonrisa o a una mirada. Hubiera querido fotografía la esencia de las cosas y el pensamiento más íntimo de las personas. Para mí una foto no es un papel, es el alma de las personas y de las cosas. Es la magia de atrapar los movimientos de la vida y del tiempo. Y detener lo que un día fue, y ha quedado, la imagen convertida en recuerdos para dar fe que existió y fueron parte del que será nuestro destino. Amarillos suspiros del pasado, arrugas y arañazos al tiempo. Modernas técnicas fotográficas limpian arrugas, arañazos y el color amarillo de las fotos Pero, ¿es que se puede retocar el pasado? No, lo que fue, fue, sin que se le pueda añadir ni quitar nada. Me gusta ver el paso del tiempo en el papel de las fotos. Forma parte de la historia, esa historia que poco a poco va envejeciendo, y que ahí estuve yo como notario del tiempo. Lástima que no puede captar pensamientos.

Miles, muchas miles de personas y de cosas se reflejaron en el objetivo de mi cámara. Unas personas se fueron, otras permanecen entre nosotros, pero un día desaparecerán modelos y fotógrafo, y entonces nuestras caras serán historia porque, al menos, de nosotros quedará una foto. Hoy, nueva; mañana, arrugada y vieja.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

DON BENITO. Visita del Presidente del Gobierno

El Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, visitó Don Benito en el año 1978. En la foto, un momento del recorrido por las calles del pueblo. En la Plaza de España se dieron cita multitud de personas deseosas de estrechar su mano.
Como se puede ver, el despliegue policial fue impresionante.

lunes, 15 de noviembre de 2010

SER NIÑO

Muchas veces he pensado que me hubiera gustado ser niño en su momento. Nunca lo fui. No quiero decir que siempre haya sido viejo, pero sí un niño envejecido por el hambre y el trabajo, con todos los sentidos puestos en el instinto de supervivencia. Y la verdad, parece que uno no esta completo si no va pasando por todas las etapas de la vida. No se puede ser universitario siendo analfabeto. Pienso que me quedaron asignaturas pendientes. Las importante, los juegos de niños. Salí a la vida sin haber jugado. Y la vida me pareció cosa más seria de lo que realmente era, y llena de trampas y responsabilidades. Se me exigía comportamiento de hombre cuando sólo era un niño triste, asustado y desconfiado. Obligado a competir en un mundo de truhanes, hechos de la necesidad y la miseria. No siempre de la maldad, aunque fuesen armas necesarias en la lucha.¿Cómo hubiese llegado hasta aquí si un día hubiera sido niño? Imagino que la vida me hubiera sido más fácil, no hubiera encontrado tantas trampas en el camino o, por lo menos, no hubiera sido tan duro ir sorteándolas.

Si volviera a nacer, querría pasar por la etapa de niño. Querría aprender a jugar, y a recibir y dar cariño. Aprendizajes necesarios para andar por la vida. Los hombres que nunca fuimos niños, tenemos un fondo de tristeza, de inseguridad, de despego y desconfianza, que no nos permite ser plenamente felices.

Siento pena de los niños solitarios, de esos que lo tienen todo y, sin embargo, se les ve tristes ¿Serán felices cuando sean mayores? ¿Serán mayores sin dejar de ser níños, o serán siempre viejos?

Creo que hoy el cariño se sustituye por regalos, caprichos y juguetes ¿Es así como se hace feliz al que mañana será hombre?

Yo hubiera deseado juguetes, pero, también cariño.

sábado, 13 de noviembre de 2010

DON BENITO. Mercado de Abastos.

MERCADO DE ABASTOS. Parte de la fachada y la puerta principal se encuentra en la calle Villanueva. Fue construido sobre 1930. El autor del proyecto fue el arquitecto Antonio Rubio.

viernes, 12 de noviembre de 2010

CUANDO LOS VIEJOS SE VAN QUEDANDO SOLOS

Ir quedándose solo en este mundo. Ver como van desapareciendo parientes y amigos. Sentir que todo lo que has creado a lo largo de la vida, va desapareciendo o se va transformando en algo desconocido. Tus huellas, y las huellas de los que hicieron la travesía de la vida contigo, se han ido borrando, y en su lugar ha nacido un camino nuevo. Una senda rara de extrañas costumbres. Intentas correr para no quedar rezagado, pero esa no es tú velocidad y cada vez estas más retrasado. Caras de muchos años vistas; objetos muchos años usados; suelo gastado de tantos pasos dados. Todo, todo se va difuminando en la mente. Ya no te queda con quien compartir recuerdos e historias. Y los jóvenes están en otra onda, que emite otros usos, otras modas, otras formas de encarar la vida. Es la lucha de siempre, la lucha generacional. Ahora se nota más las distancias, por la sinceridad de los jóvenes, el descaro y la falta de respeto. Antes, el anciano era el sabio y venerable abuelo. Hoy es el estorbo, que se deja olvidado en cualquier parte. La soledad del interior, esa soledad del alma y de los sentimientos, se va acentuando y acaba pesando como una losa.
La vida es muy amable, y es motivo para seguir viviendo, pero no lo es para vivir contento. Ya ni sus consejos son válidos, ahora los consejos los dan los hijos o los nietos, o todo el que sea joven. Y las tonterías las dicen los viejos. Parece que la vejez, además de desgastar, anula la inteligencia.
¿Qué pensarán estos jóvenes cuando sean viejos?
No estoy bajo de moral porque haya escrito esta entrada, son sólo las reflexiones que me ha inspirado un programa de televisión. Y como unas cosas nos afectan más que otras…Por eso de la insistencia.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

NO A LAS GUERRAS

Las guerras, no es la mejor forma de educar a los pueblos. Si de atemorizarlos, someterlos y destruir vida e historia. Son crueles, inhumanas y terriblemente destructivas… Sin embargo, desde que habitamos el planeta, el hombre se esta matando. Y siempre encuentran motivos para justificar sus desmanes. A los propios ojos, todos somos buenos, los malos son los de enfrente. Aquellos son los que comenten barbaridades, nosotros somos unos angelitos. Nuestras balas no matan, hacen caricias. Nuestros tanques no destruyen, allanan el terreno. Los aviones son inofensivos, vuelan para asustar a los pájaros. El desfile de máquinas infernales, es sólo para demostrar que las tenemos, y que nos sobra el dinero para comprarlas. Pensar, no creo que los gobernantes piensen mucho, pero, seguro que creen, que es buen alimento para el pueblo hacerle saber que somos los que más matamos, y por eso vamos ganando la guerra. Y los hombres muertos o heridos, son gajes de la contienda. Los civiles muertos, daños colaterales.

Los soldados de hoy matan más y asustan menos que los de antes. Se ven muy educados, van muy elegantes. Los muertos caen lejos, no se ve la sangre que se provoca con un solo dedo. Y será eso de: ojos que no ven, corazón que no siente. Ahora son pura tecnología. Las armas son muy inteligentes y las balas muy sabías. Los soldados, también parecen más fuertes que los de antes, pues, se ve que tienen fuerza para cargar con el arsenal y el camuflaje. Viéndolos en un momento de calma, parece que van a un desfile de marcas. Los soldados de antes, imponían miedo y respeto, quizás porque siempre iban sucios y llenos de sangre. Aparentaban menos fortaleza, tal vez, por ir mal vestido, sucios y con caras de hombre. El arsenal, creo, pesaba menos. No tenían tanto camuflaje ni armas inteligentes. Un fúsil, que la mitad de las veces no disparaba, y había que matar a bayoneta calada. Pero, matar, se mataba, y morir, se moría.

Han ido surgiendo poderosas empresas de hacer la guerra. Se reclutan mercenarios y se potencias las fábricas de armas. Ya no sólo es cosa de países, política y religión, es el gran negocio de los enfrentamientos bélicos. Cualquier país donde sus habitantes mueren de hambre, cuenta con un poderoso ejército dotado de moderno armamento.

¿Cuándo entrará en razón el ser humano y despedirá para siempre las guerras? El mundo necesita la paz, y parece que no hay una persona cuerda que se de cuenta ¿Es que para gobernar en el planeta hay que estar loco?

No, no me gustan las guerras.

lunes, 8 de noviembre de 2010

DON BENITO. Florinda Chico

Sobre mediados de los años de 1980 la famosa actriz Florinda Chico es nombrada Hija Predilecta de Don Benito, y al mismo tiempo se le dedicó una calle, que a partir de entonces lleva su nombre.

En la foto, un momento del acto celebrado en el Ayuntamiento, con la presencia de su Alcalde, Concejales, parientes y numeroso público.

sábado, 6 de noviembre de 2010

LA DECLARACIÓN DE LA RENTA


Aquello de la Declaración de la Renta, nos cogió a los españoles desprevenidos, para nosotros un impuesto desconocido. Como nuevo también eso del IVA, pues no habíamos llegado mucho más allá del Impuesto de Lujo. Y como todo lo nuevo asusta, y antes el temor de incurrir en delito, la gente se lanzó a buscar quien le hiciera esa dichosa Declaración de la Renta.

En la mesa de una taberna le hice a un amigo la primera en presencia de una botella de cerveza. No quedó en esa sólo, porque se corrió la voz y los angustiados contribuyentes me esperaban cada día en la taberna. Cuando yo llegaba ya tenían hasta los turnos organizados. Y empezaba el trabajo, con la mesa llena de papeles y botellas de cerveza, que como yo no cobraba nada por el trabajo, me las invitaban en prueba de agradecimiento. Y no sé si era por los efectos de la cerveza o porque mis clientes eran muy pobres, que todas las declaraciones me salían negativas. Esto acabó siendo un problema, porque hasta los que no tenían nada ni habían trabajado en su vida, querían hacerla con la esperanza de que Hacienda les diera algo. Vaya, que habían confundido Hacienda con una Institución Benéfica.

Lo hice en dos años seguido, y no sé que hubiera pasado si el temblor de mis manos no me hubiera inutilizado para seguir rellenando papeles. En este tercer año, ya no estaba en condiciones ni de hacer la mía. A la vista de estas circunstancias, se la dí a una gestoría para que me la hiciera. Parece que no la hicieron bien, salió positiva y con sanción incluida.

Paradojas de la vida.

viernes, 5 de noviembre de 2010

DON BENITO. Antes y después

PLAZA DE LAS ALBERCAS, al fondo y a la derecha en la imagen de abajo. En la de arriba, se ven barbechos y ovejas, y al fondo el Colegio Claret. Las dos fotos han sido tomadas desde el mismo sitio. La de blanco y negro es de principio de 1970, y la de color, de 2010.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

EL COLOR DEL OTOÑO


Hemos llegado a esa estación en que los árboles se desnudan y sus hojas alfombran la tierra, se mecen en el agua o se dejan llevar por la corriente. El tiempo de los membrillos, del rubí de las granadas, de las bellotas, de las nueces y las castañas. Cuando empieza a engordar el fruto del olivo y cae la hoja de la parra. Y con la caída de la hoja mueren, dicen, los enfermos que estaban esperando ya como fruta madura. Días de llevar flores al cementerio, de recordar parientes y amigos difuntos. De recordar sus nombres en una lápida, y sus caras en una foto.

El otoño es la estación de la melancolía y los recuerdos. Es hacer una parada en el tiempo, de nubes plomo y días grises. De duras sombras y sol mortecino, amarillo y triste. Cuando balan los borregos recién nacidos, en la dehesa, siguiendo a las madres que buscan hierbas entre los pastizales.

Estación, que como la estrella de oriente, mira, allá a los lejos, una Navidad y un pesebre. La dirección es buena, pero ya fuera de su jurisdicción, aunque cerca de su frontera.

¿Por qué se dirá que el otoño es triste? Creo que la tristeza esta en el ánimo. Los colores son vistosos, de amarillos y tostados. Cálidos como el color del fuego y del amor y de los deseos.

domingo, 31 de octubre de 2010

HAIKUS PARA EL CEMENTERIO

Días de difuntos, día de llevar flores a los cementerios. Nostalgia de los que se fueron. Recuerdos en tumbas, lápidas y cruces. Y arden lámparas alumbrando el misterio y la soledad de la muerte.

Como aportación a tanta incertidumbre, dejo un ramo de haikus en la que un día será mi propia tumba.

Es el destino
La ruleta se para
Signo cumplido.

Lluvia de luto
Camino del cementerio
Paraguas negros

Quedan recuerdos
De los que nos quisieron
Y que se fueron

Pasa la vida
El tiempo es la ceniza
Hoy sin mañana.

Con letras negras
Mi nombre en la tumba
De cal y olvido.

Vida y tiempo
Misterioso destino
Zapatos rotos.

Día de difuntos
Floridos cementerios
Rezos a muertos.

Rezo a Dios
La muerte en sueños
Pido al cielo

…y, sin mirar atrás, sigo mi camino.

sábado, 30 de octubre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques

PLAZA DE ESPAÑA. Al fondo, calle Dª Consuelo Torres. Casi en el centro de la foto, a la derecha, estuvo el cine Rialto, hoy desaparecido. En su lugar hay un Banco.

jueves, 28 de octubre de 2010

DON BENITO. Visita de los Reyes


Los Reyes de España visitaron Don Benito a finales de los años de 1970.

En la foto se puede ver a Don Juan Carlos y a Dª Sofía durante su recorrido por la Plaza de España, donde fueron recibidos por Autoridades Provinciales, Alcalde de Don Benito, Corporación Municipal, representantes de la Administración, numerosos colectivos y la afluencia del pueblo en pleno.

miércoles, 27 de octubre de 2010

UN POEMA PARA UN CUMPLEAÑOS

Ningún regalo comparable ni más valioso que el que me ha hecho mi gran amiga Amelia Díaz. Poeta de sentimientos, grande entre las grandes. Que como buen cazador, ha acertado en el blanco con cada uno de sus versos. Soy y vivo como dice su poema, y veo LO QUE OTROS NO VEN, y sufro lo que otros no sufren.


Ofrezco el poema de Amelia, y vosotros podréis juzga todos los motivos que tengo para estar emocionado y agradecido a un tiempo. Y doy gracias a su autora por tan hermoso obsequio en mi 70 cumpleaños.

“LO QUE OTROS NO VEN

Siempre a otro nivel
recorre las calles y observa
lo que los otros no ven.
El paso del tiempo, inexorable,
en la ciudad y en la piel.
Calles ¿accesibles?,
no se sabe para quien.
Con su descapotable y su cámara
preparada y siempre fiel
a la caza de la imagen
de un hoy contra un ayer.
Que los coches aparcan besados,
que la acera…¿eso que es?
que la rampa está obstaculizada…
…es lo que otros no ven.
Media vuelta o dos giros
o se vuelve del revés.

Yo he visto esa mirada
de niño aún sin crecer
y me quedé enganchada
a su manera de ver
las calles y las ciudades,
el presente y el ayer.

Que una guerra injusta
- las guerras lo suelen ser -
le quiso arrancar media vida
pero no pudo con él.
Con su fuerza, su valentía
y ese alma para ser
fotógrafo de lo que mira
y lo que otros no ven.”
azulmareterno.blogspot.com

… y no importa lo que pase, quiero seguir patrullando las calles.

lunes, 25 de octubre de 2010

CUMPLEAÑOS

Me he levantado siendo un poco más viejo. Aunque a esto no le echo cuenta porque viene ocurriendo desde que nací.

Hoy tengo el corazón de fiesta, pues, yo solito, he cumplido años. No quiero que se note, ni que los demás lo sepan. Es mejor que todos crean que para mí no pasa el tiempo, y así hasta yo puedo creérmelo. No me gustan las celebraciones, y mucho menos, las que están relacionadas con la muerte de algo tan importante como son los años. Nunca me enteraré que celebra la gente, si el haber vivido o haber envejecido doce meses más. En ambos casos, es una pérdida irrecuperable. Pero, tampoco, debe de sentirse penas, por lo menos, hasta que uno esté cerca de la meta. No sé si sería bueno darle la vuelta al marcador, y empezar de nuevo por dieciocho años. Pienso, sin embargo, que tiene que ser aburrido vivir tanto tiempo. Aunque, tampoco eso que dicen los jóvenes, lo de morirse pronto y dejar un bonito cadáver.

Ha llovido mucho desde que habito este mundo. Han pasado muchas cosas, buenas y malas. Nací un mes de octubre de hace cincuenta y veinte años. Dicho así mi vejez puede pasar desapercibida, al menos, para los que no quieran o no sepan sumar. Para mí sería fácil despistarse, pues ya casi no conozco el mundo donde respiro ¡Ha cambiado todo tanto! ¡Es tan distinto al que yo conocí siendo niño! Aquel recién salido de los tiros de una guerra. De la represión y el hambre. Del estraperlo y las cartillas de racionamiento. De curas y Escuelas Nacionales. Y así hasta la emigración. Y más cerca, fin de la Dictadura y principio de la Transición. ¡Cuántas cosas han pasado! Cuántas he vivido!

Quiero brindar con todos, compañeros en este planeta, amigos de la aventura de la vida. Por lo vivido, por las alegrías y las penas, por haber llegado tan lejos en el tiempo. No importa que mi pasaje este casi agotado, con pocos visados pendientes y casi todos los años cumplidos. Levanto mí copa virtual y grito: ¡Brindo por todos los que aún vivimos!

sábado, 23 de octubre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques

AVENIDA DE LA CONTITUCIÓN. A nuestra espalda se encuentra la estación de RENFE; a la izquierda, Parque Municipal; al final, a la derecha, el Hogar del Pensionista; y de frente, el centro de la ciudad..

jueves, 21 de octubre de 2010

INCAPACIDAD DE VIEJO


Cuando llegamos a viejo somos mucho más sabios, pero, ¿para que queremos esa sabiduría si las tareas cotidianas, más elementales y sencillas, no podemos hacerlas? Hasta para cambiar una bombilla tenemos que avisar a un electricista. El mayor problema no es la soledad, es la incapacidad para ir resolviendo los pequeños problemas que surgen en una casa cada día, y que sólo se pueden resolver con dinero y paciencia. La verdad, que no siempre se tienen las dos cosas. Hay en el hogar multitud de cosas que no puede hacer una persona mayor por mucho empeño que ponga, esas cosas tan simples para un joven. Como ponerle una zapatilla a un grifo que gotea, arreglar un enchufe, cambiar una bombilla, poner una cuerda a un toldo, subir o bajar una persiana, sintonizar el televisor, colgar un cuadro, coger o poner un libro en las estanterías…Para estas cosas tienes que avisar a profesionales, con tarifas exageradas en proporción al trabajo realizado. Dicen por desplazamiento y tiempo invertido, y así lo entendemos. Además, hemos de estar agradecidos si atienden con prontitud nuestras necesidades.

En casa se esta muy bien, a pesar de la soledad, pero surgen muchas cosas a las que los viejos no podemos hacer frente. Y por una de esas razones, acabas planteándote entregarle tú libertad a una residencia. Sin embargo. ¿dónde están las residencias? Las privadas cuestan muy caras, y las Comunidades,!tienen tan pocas! Los viejos, además de poca vida, tenemos un panorama más bien negro. Creo que la administración debería de volcarse más en la construcción de residencias. En tanto, los servicios sociales de los ayuntamientos tendrían que estudiar la posibilidad de crear un servicio permanente para que le hagan pequeñas chapuzas a los ancianos que lo necesiten. Tal ya exista en algunos ayuntamientos. Yo no los conozco. Si sé de los de limpieza y comidas a domicilio. También es importante la ayuda de algunas ONGs y voluntarios. Pero yo me refiero a esas cositas que no son para un profesional, pero que algunas personas no las pueden hacer por razón de edad o incapacidad.

Y todavía hay quien dice que la vejez esta en la cabeza. Yo pienso que esta en todo el esqueleto, y un poco menos en la cabeza.

martes, 19 de octubre de 2010

DON BENITO. Visitantes

Al fondo y de frente, Amparo Illana Elórtegui, esposa del entonces Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, posa para la foto con amigos y ancianos de la Residencia de la 3ª edad “Alonso de Mendoza” de Don Benito.
Un emocionado recuerdo de afecto y respeto.
Foto de finales de los años de 1970.

sábado, 16 de octubre de 2010

EL VIAJANTE


Fuimos compañeros de pensión, y después de un tiempo tratándonos, fuimos muy buenos amigos. Los dos éramos personas solitarias y errantes sin ataduras en ningún puerto. Desaparecía de la pensión con la misma facilidad que llegaba. Siempre cargado de maletones negros. De tantas veces que los conté, todavía recuerdo que eran cuatro, dos que arrastraba él y dos que portaba una señora mayor, de edad indeterminada, flaca y vestida de negro, una maleta en el cuadril y otra haciendo equilibrios sobre la cabeza. No recuerdo como se llamaba aquella mujer morena y pequeñita, pero si recuerdo que se ganaba la vida llevando y trayendo maletas de los viajantes a la estación de ferrocarril. Mi amigo era uno de aquellos viajantes que recorrían el país con la mercancía y la casa a cuestas, visitando a comerciantes, que de tanto hablar con ellos, más que clientes, eran, ya, como familia. Era representante de pinturas y esmaltes, catalán de nacimiento y residente en un barrio madrileño, donde, según me contaba, residía más bien poco. No le gustaba mucho hablar de su vida, sin embargo, llegó un momento que para mí, casi, no tuvo secretos.

Un día me lo encontré llorando con un teléfono en la mano. Les resbalaban las lágrimas por los surcos de su cara, esas arrugas de los sesenta años. Pensé que habría recibido una mala noticia. A mis preguntas, me contó, con mucha vergüenza, que no podía oír al cliente por el teléfono, porque él era sordo. Hasta ese momento no me dí cuenta que mi amigo tenía un problema muy grave. Yo sabía de su sordera, pero nunca creí que pudiera afectar tanto a su trabajo y a su vida. Era una de esas cosas que nos pasan desapercibidas, sin embargo para quien la sufre es toda una tragedia. Y aunque yo no era culpable de su problema, y de poco podía servirle mi ayuda, sentí remordimientos por no haberle prestado más atención. ¡Terrible para quien tenía que vivir del público!

Durante algún tiempo nos seguimos hospedando en el mismo sitio. Él de cuando en cuando aparecía con sus maletas, su sonrisa, su cara de buena persona, su soledad y su drama.

Un cliente contó que se lo habían encontrado, un día de invierno, muy enfermo sentado en el banco de una estación, y rodeado de sus cuatro maletas. Nunca más volví a saber nada de él

Jamás quiso contarme si tenía familia.

viernes, 15 de octubre de 2010

DON BENITO. Antes y después

PLAZA DE ESPAÑA- Fue reformada a mediados de los años 60. Desde entonces no ha sufrido más cambios que la abundancia de árboles. En la foto en blanco y negro se puede ver, a la izquierda, el edificio del Banco de España, hoy Palacio Municipal.
La foto de arriba es de los años 70, y la de abajo, de 2009.

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA COMPRA EN EL HIPER

Ayer tarde estuve en un centro comercial, hipermercado o una de esas grandes superficies donde se vende todo, menos medicinas, ataúdes y coronas de muertos. Pero todo llegará, estoy seguro. A la vista de la afluencia de público, y con la alegría que llenaban los carritos, pensé un momento en la crisis. Fue nada, un momento, un descuido. Mirando las compras, no había motivos para preocuparse. Sin embargo, el semblante de la gente, estaba como nublado. Con muchas arrugas y muy serios. Pensé que, tal vez, la alegría se quedaba fuera esperando en la entrada. Lo importante era el sobre de la nómina, los restos de las ayudas o la hucha del niño. Al fin y al cabo es bonito ver a la familia unida empujando el carrito con la compra y algún niño medio dormido dentro, que puede ser que en un descuido la cajera le busque el código de barra para cobrarlo. Porque lo controlan todo en las cerca de las treinta cajas que estuve observando, y viendo como los dedos de las cajeras echaban chispas apretando botones de las máquinas registradoras. Arriba, en el techo, en las paredes y por todas partes ojos de cristal pendientes del más mínimo detalle. Guardias uniformados, hombres trajeados, chicas con patines y carteles de muchos colores colgando o descansando en las estanterías.

Es riada de compradores en movimiento. En frenética actividad, con los ojos desencajados mirando a todos los lados. Cogiendo y soltando artículos, tomándoles el peso y la textura y mirando el precio del siempre pago al contado, o más bien pensando si le quedaría bastante dinero para comprar el pan al día siguiente en la tienda del barrio. Aunque no importa, se compra fiado. Como se compraba en esas otras que hoy tienen el cartel de se alquila, se vende o se traspasa.

Es el precio que hay que pagarle al progreso. El dinero de los trabajadores, parados y demás consumidores acaba engordando beneficios de bancos extranjeros.

martes, 12 de octubre de 2010

DON BENITO. Día de la Velá

En romera procesión el pueblo de Don Benito acompaña a su Patrona la Virgen de las Cruces a su Ermita. Allá, a los pies de la sierra de Ortigas. Esta imagen fotográfica, de hace más de 20 años, ya se venía repitiendo años atrás años, y se seguirá repitiendo en muchos años venideros. Es la fe de todo un pueblo.

sábado, 9 de octubre de 2010

REGALAR FOTOS ANTIGUAS

No lo puedo negar, me llevé un disgusto cuando vi las dos fotos que regalé desinteresadamente, copiadas por impresora en un folio de papel de ínfima calidad. Las imágenes que yo había tratado con tanto esmero y trabajo, a penas eran visibles. Eran una mancha en el blanco del papel, y pagadas, entre otras fotocopias, en las tablas del stand. A pesar de lo que representan para la historia de la ciudad, daba la impresión que se deseaba que pasaran desapercibidas, como un pegote más. Saque la impresión que quisieron llenar espacio, y lo hicieron con un documento gráfico valioso que mostraba los cambios habido en una parte de la ciudad. Lo que muestran es irrepetible, porque no se pude reconstruir lo que fue, y ya no existe.

Tengo un problema. Cuando alguna persona, organismo o asociación, me pide fotos antiguas para exposiciones, publicaciones o de, digamos, interés públicos, las preparo, las grabo en un CD y lo regalo. Nunca he querido cobrar nada, absolutamente nada. Pues, esta generosidad hay personas que no la entienden. Deseo que la gente se beneficie de esas fotos, que, al fin y al cabo, son parte de sus recuerdos. Yo, a cambio, sólo pido que a mi obra se le de un buen tratamiento, y se respete el nombre del autor. Estoy obligado a asumir mi responsabilidad ante lo bueno y lo malo. Y digo, tengo un problema. Quiero seguir haciendo las cosas como las he venido haciendo hasta ahora, pero la enfermedad me va limitando mucho. Soy incapaz de negar nada de lo que poseo. En conciencia, no debo cobrar nada, pero tampoco debo de regalar nada, ¿qué hago? ¿Negar lo que yo considero que es un servicio? Al final, como siempre, dejaré que el tiempo y la enfermedad decidan.

He de decir, es de justicia, que la inmensa mayoría de las personas, organismos, asociaciones…, tratan con exquisito esmero mi obra. Pero, por desgracia, también hay quién sólo ve en ella algo para llenar un hueco. Y la verdad que eso acaba con la moral del más templado.

viernes, 8 de octubre de 2010

DON BENITO. Fútbol

TARDES DE DOMINGO. Tardes de fútbol. Son aquellos lejanos tiempos que el Estadio Municipal se llenaba de aficionados cuando jugaba el Deportivo Don Benito,
La Foto es de hace unos 30 años.

miércoles, 6 de octubre de 2010

LA ENFERMEDAD COMO ALIADA

“ Cuando una enfermedad no tiene cura hay que convertirla en aliada, y organizarse la vida contando con ella, todo menos resignarse y abandonar la lucha. Con una enfermedad también se puede ser feliz, sólo que hay que aprender a serlo. Y te lo digo yo, que sé mucho de eso” Disancor.-

Esto lo escribí en un Libro de Vistas de la Red. Nunca leo lo que escribo, y esto lo leí porque no me acordaba que fuese mío. Y sin conocer la autoría, me gustó lo que había escrito. Pensé en la cantidad de enfermedades que no tienen cura, en nuestro empeño por vencer un imposible. Amargándonos la vida en esa lucha inútil, malgastando las energías que nos pueden ser útiles cambiando de táctica. Hay que aceptar la realidad, eso no supone darse por vencido. Eso es aliarse con la enfermedad, aceptando las limitaciones que nos impone. Y vivir con naturalidad la vida que nos ha tocado. Si bien, la salud no esta en nuestras manos, si lo esta en ser feliz a pesar de la enfermedad. Y dure lo que dure. Ni siquiera para los sanos la felicidad es eterna.

Para aprender a ser feliz, ha de dejarse de llorar sobre las desgracias propias, que por grandes que sean no son únicas. Plantarle cara a las limitaciones, ignorarlas hasta donde se pueda, y que dejen de ser importantes. Los obstáculos que parecen insalvables, también se pueden vencer de alguna manera.

Y digo: “yo sé mucho de eso” Claro que lo sé, desde hace muchos años. Después de dos años en hospitales, pedí el alta voluntaria, y con una enfermedad incurable me lance a la vida. A pelear y competir por el trocito de felicidad que me correspondía. Muchas dificultades, pero estoy contento por todo lo que he vivido. Orgulloso por la familia que he creado, por su respeto y por el de mis amigos y vecinos. Y no me quejo, no, porque mí vida, hoy, se consuma encima de una silla de ruedas. Para mí no era una sorpresa, ya conocía parte de mi destino.

martes, 5 de octubre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques

AVENIDA DEL PILAR. Es larga y ancha, con un amplio paseo en el centro. Altas y vistosas palmeras, y un carril a cada lado para el tráfico. Hoy por hoy, no es muy comercial, pero seguro que lo será en un futuro no muy lejano.

sábado, 2 de octubre de 2010

HUELGA GENERAL


He vivido otra Huelga General, una de esas, que según los sindicalistas, hace historia. Pienso que todas son históricas, porque todas tienen fechas. En esta, dada mi situación, no he participado de forma activa, ni a favor ni en contra. Mi papel ha sido el de modesto observador, y no voy a contar cosa que no haya visto. Ni siquiera opino ni analizo, eso se lo dejo a los entendidos y a los que, en alguna medida, tienen grandes intereses en ella.

Muy de mañana salí a pasear por las calles más céntricas y comerciales. En casi la totalidad de las puertas y escaparates de los negocios había pegatinas que decían, más o menos: CERRADO POR HUELGA, y la fecha. Esto me hizo pensar que el apoyo del comercio era total, y, tal vez, eso hubiera escrito un informador de haber pasado por allí a las 8 de la mañana. Pero si hubiera pasado a las 10, hubiera tenido que cambiar la información, pues a esa hora estaban todos los negocios abiertos, las pegatinas arrancadas y ensuciando el suelo. Y a las once hubiera tenido que hacer otro cambio a la vista de piquetes informativos invitando a los comerciantes a echar el cierre de las tiendas. Operación que observan numerosos efectivos de la policía desde la acera de enfrente.

Todo el tiempo que los piquetes habían estado cerca, los comerciantes lo pasaron cerrando y abriendo puertas y persianas. Cualquiera hubiera pensado que lo hacían por entretenimiento y no por miedo, cosa impensable en una huelga democrática, y que es voluntario secundarla o no secundarla. ¿Qué razones podría haber para sentirse amenazado?

Hubo una manifestación con muchas pancartas, banderas Extremeñas y alguna Republicana. La participación de salida no llegó a multitudinaria, en una población de cerca de 40.000 habitantes. Las cifras para estas cosas no se sujetan a reglas y si a voluntades e intereses. Cualquier cifra que se de, para unos será buena y para otros mala. En estas cuestiones ni siquiera hay términos medios.

Y ya han pasado unos días desde la huelga. Se habrán hecho recuentos y valoraciones, y la gente de la calle nos preguntamos: ¿Habrá servido para algo?

viernes, 1 de octubre de 2010

DON BENITO. Antes y después

La calle Groizard es una de las más céntricas, precisamente porque desemboca en la Plaza de España, corazón del pueblo. En la foto de arriba, a la izquierda Banesto, y a la derecha el Ayuntamiento. En la de abajo, sigue Banesto, -hoy edificio derribado-, y donde estaba el Ayuntamiento se ha levantado la Casa de la Cultura. Obra del famoso arquitecto Rafael Moneo.
La foto en blanco y negro es de los años 70, y la de color de 2008.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

DIFICIL PASEAR EN SILLA DE RUEDAS.

Los amigos me dicen que proteste y reclame a los responsables de las cosas mal hechas, que al final acabarán haciéndome caso. Caso me hacen siempre y me dan la razón como a un niño o a un loco. Lo que no sé si alguna vez me escuchan, lo digo por lo que tardan en procesar mis razonamientos, si es que alguna vez lo hacen, porque observo que no solo no se corrigen las faltas sino, además, se cometen los mismos fallos. En este plan, hace tiempo que dejé de protestar, y dejar de amargarme la vida. No quiero estar cabreado todo el día.

Apenas salgo de casa, un coche aparcado en el paso de peatones impide el paso a mi silla de ruedas ¿Qué hago, monto la bronca llamando un guardia? Unos pasos más allá, imposible pulsar el botón del semáforo para que cambie a verde. Un coche encima de la acera. Un camión atravesado descarga muebles, cajas o cualquier cosa, no dejando espacio libre. Un andamio, unas escaleras o una máquina con gente arriba. Terrazas de bares con mesas y sillas que, además de la acera, llegan hasta la pared. Unos dirigentes obreros que hacen un agujero, y luego se olvidan de taparlo. Las vallas que se usaron para cortar el tráfico, mal abandonadas en cualquier acera. Agujeros de adoquines que se quitaron hace tiempo. Bordillos que no se pueden subir ni bajar, algunos con grietas para que el porrazo sea de cabeza. Rampas demasiadas repentinas, donde cae uno siempre para atrás. Farolas en mitad de las aceras. Máquinas elevadoras que no funcionan…

Y, aunque me queje, mañana vuelta a empezar. Serán otros coches encima de las aceras, otros andamios, otras, cajas, otros agujeros, otros bordillos, otras rampas…Pero, en resumidas cuentas, ¿qué ha cambiado? Quizás sea que las ciudades estén llenas de vida, y sea yo quién va en silla se ruedas.

Esta pequeña muestra de cosas es lo que me puedo encontrar cada día. Tendría que estar toda la jornada enfadado. No podría salir de casa para no llevarme disgustos. Y como me gusta salir a la calle cada día, y disfrutar de la gente y de la vida, tengo dos opciones: convertirme en vigilante de la ciudad o ser un ciudadano libre con ciertas dificultades. Visto el panorama y el poco caso que me hacen, he optado por no rehuir la bronca, pero tampoco buscarla.

Puede que esta denuncia pública sea más efectiva que la que se hace cara a cara. Queda en el blog como un grito de auxilio, o una canción protesta. Más fácil que cale en la solidaridad de la gente. Hay personas que necesitan que le hagan la vida más agradable.

Cosas como estas ocurren en todos los sitios. Y los ayuntamientos, la mayoría, hacen en las calles lo que es más vistoso para las ciudades y no lo más práctico.

Silla de ruedas
Un trono de esperanzas

Ilusión rota.

lunes, 27 de septiembre de 2010

COMPLEJOS


Como con todo, hay unas personas más predispuestas que otras a sufrir complejos. Los hay desde los más inexplicables a los más ridículos. Y todo parte de las modas del momento y de no estar a gusto con nosotros mismos, como si solo nosotros fuésemos responsables de nuestro cuerpo, en todo caso podemos ser, un poco, de nuestra imagen. Cada cual es como es, y cada cual nace como nace. Debemos de estar orgullosos de ser como somos, y no pelearnos con la suerte por creer que nos ha engañado ¿Qué tenemos de malo para querer cambiarnos? ¿Qué tienen de bueno los otros para querer parecernos a ellos? Las personas somos un conjunto de cualidades, no todas buenas ni todas malas. Nuestro cuerpo y nuestro físico tiene cosas bonitas y cosas feas, en la totalidad somos una obra de arte, aunque a la moda le parezca que somos un adefesio, porque solamente señala lo que cree que es un defecto ¿Es un defecto ser blanco o negro, alto o bajo, moreno o rubio, gordo o delgado, calvo o peludo, patitieso o zambo. Tampoco una enfermedad es un defecto, es una enfermedad y punto. Y si todas estas cosas están fuera de nuestro control, ¿porqué vamos a sentirnos culpables?¿Porqué hemos de sentirnos acomplejados? Estas son las personas que sólo ven sus defectos, ¡como si los demás no los tuvieran! No defectos, diferencias. Nada más que diferencias.

Un tema muy trágico y penoso es el de la anorexia en los jóvenes ¿ Complejo de gordo..? Y no se tiene de delgado cuando la enfermedad muestra la pérdida de peso en todo el cuerpo? No piensan en lo desagradable que es ver un cuerpo llevado a la delgadez extrema. Sólo se puede comprender si admitimos una deformación total de la realidad.

Para no tener complejos, la mejor fórmula es sentirse bien con uno mismo, y quererse mucho. Lo contrario nos trae muchos problemas. El peor de los enfados, es estarlo consigo mismo.

Es la anorexia
Espejo mentiroso
No comer nada.

sábado, 25 de septiembre de 2010

LA FERIA EN SILLA DE RUEDAS

No importa la silla de ruedas, allí esta la feria para todos. Para los niños y los viejos, para los buenos y los malos, para los enfermos y los sanos. Muchas luces, mucha música, muchas tómbolas y bullicio. Pero la alegría, cada uno ha de llevar la suya.

viernes, 24 de septiembre de 2010

LA IGNORANCIA


Me da mucha pena cuando veo a jóvenes que parecen inteligentes y bien preparados contestando autenticas burradas a las preguntas de un entrevistador de la tele. ¿Han aprendido algo en los colegios o han ido a ocupar un poco de espacio en la enseñanza? Al menos no son analfabetos, ahora los que hay, son analfabetos mentales. Hablando, tienen un piquito de oro, se les nota algo así como programado, y en ese programa no entra la historia ni la cultura más elemental para entender el mundo en el que vivimos.

En una ocasión preguntaban a un joven instruido cuantos millones de habitantes tiene España, y contestó que sobre 12 millones, y el compañero exclamó: ¡TANTOS! Y hace poco le decía el presentador a una joven que nombrara una ciudad por donde pasase el río Guadalquivir, y con toda naturalidad dijo: ¡RUSIA! Y se quedó tan pancha.

Se tiene la impresión que la ignorancia no es un problema, por el contrario, hasta se sienten orgullosos de exhibirla. Se presume de lo que no se sabe, y con la misma naturalidad que se pregunta se contesta. El sentido del ridículo es cosa de otro tiempo.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

AGUADORA

Cumplo mi promesa, y presento la escultura de la aguadora de frente. El artista Diego Garrido se sentirá muy orgulloso de su obra. Es como nos sentimos nosotros.

300 ENTRADAS




Justamente hoy no sabía de que escribir. Eso pasa alguna vez, aunque, a mí, no muchas, afortunadamente. Pues, como iba diciendo, no encontraba el tema adecuado. De las muchas veces que miré la pantalla del ordenador, pude darme cuenta que CACHOS DE VIDA, en la última entrada, había hecho el número 299. Se encendió la lucecita y pensé que no sería mala idea escribir el redondo número de 300. Y aquí estoy escribiendo lo que salga, pero, al menos, he cumplido el objetivo de ponerle fecha a, para mí, tan gran número de entradas. Escribiendo también se pueden decir muchas tonterías, sin embargo, tengo la esperanza que alguna haya sido interesante, o que os haya hecho esbozar una sonrisa de complicidad, comprensión y camarería. Sólo con eso me daría por satisfecho.

He procurado hacer un blog con variedad en los temas, tratados siempre muy por encima, evitando polémicas y malos rollos. Pienso que la vida hay que hacerla agradable, y no hurgar mucho en las miserias humanas. Si algo se toca en profundidad puede que surjan diferencias. Tampoco he aportado muchos datos, pues este no es un blog de consulta, ni pretende enseñar nada. Lo que si aseguro que todo, absolutamente todo, incluidas las comas mal puestas, es mío. Las fotos, buenas o malas, son de mí cosecha. Esto es repetir, pues, creo que ya lo he dicho otras veces.

Estoy contento por todo lo conseguido, por tener la oportunidad de expresarme, por relacionarme con tantos seguidores y por tener, en vosotros, tantos amigos. La única pena que tengo, es mi dificultad escribiendo, que me impide ser más extenso.

Esta entrada se la dedico a mi amiga Dolores, autora de RETALES DE UNA VIDA. Ella conoce los motivos. Y a mí me basta con el recuerdo de sentir que se lo debo. Tenemos en común, lo mal que nos ha tratado la vida. Pero, ni vencidos ni derrotados.

lunes, 20 de septiembre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques

PLAZA DE EXTREMADURA. Fue inaugurada en 1983. La escultura representa una aguadora, y es obra del artista extremeño Diego Garrido.

sábado, 18 de septiembre de 2010

MI VIDA ES PÚBLICA


Llevo la mayor parte de mi vida relacionándome con la gente, por lo que mi historia es pública. No hay nada secreto, todo lo que se refiere a mí, esta en la calle. Y hasta Internet ha recogido y guardado lo que ha aparecido en prensa. Noticias sobre cosas de mi vida y acontecimientos noticiadles de interés para mis vecinos y su entorno. Soy el poseedor de una existencia simple, como la de la mayoría de las personas poco importantes, que pasamos por el mundo de puntillas y apenas dejamos huellas. Nada que ocultar, nada que temer. La Red es buen lugar para buscar detalles sobre mi persona, pero, desde aquí digo, no todos los datos son fiables. Unos se han tomado de oída, y otros, se ha hecho una interpretación libre de lo que he contado. Sin embargo, en esencia, todo lo que dicen es cierto. Aunque también confieso que las nuevas tecnologías no saben mucho de mí, porque esta ciencia es nueva, y yo soy muy viejo. Soy hombre del papel y de la prensa, los más populares medios de comunicación y del saber de otros tiempos. Al nombre con que fui bautizado le salieron algunos alias: para el correo, para las fotos, para el blog, para los amigos más íntimos, para…Yo mismo soy incapaz de reunir toda la información sobre mi y de cuando en cuando me sorprendo con algún dato que tenía olvidado. No es fácil saberlo todo, ni descubrirlo.
No me gusta hablar de mi mismo, pero no me importa que otros lo hagan, siempre que lo hagan contando cosas ciertas. Que cuenten lo que saben y no lo que imaginan. Me gusta ser lo que soy y no lo que los demás quieran. A partir de ahí, siento como si la cosa no fuese conmigo. No tengo curiosidad por saber cosas de mÍ, ni siquiera de mi futuro.
Por el blog se sabe como pienso, pues no retoco mi pensamiento. Lo escribo como sale de los archivos de mi mente ¿Se puede ser y tener una vida más simple?

viernes, 17 de septiembre de 2010

DON BENITO. Antes y después

CALLE AYALA. Ambas fotos son de la misma calle. Una es de los años 70 y la otra de 2009.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

HAIKUS DE PRUEBA

Aunque yo, ahora, me ponga a escribir haikus, nada me han hecho los japoneses. Además, no estoy seguro que lo que escribo sea de ese estilo. De una sola vez me salieron muchos, y aunque a mi me han gustado esas formas de pensamiento, dudo que puedan tener la calidad necesaria para darlos a conocer. Y, sin embargo, me atrevo a hacer una entrada con ellos, para someterlos a vuestro criterio. Puede que yo solito haya creado un nuevo estilo de hacer poesía, y quizás hasta tenga talento escribiendo poemas con una sílaba más o menos. Me acojo a eso que dicen: “Las reglas están para romperse” Claro que será si se sabe por donde. Por otra parte pienso, que ya esta todo inventado.
Sin más preámbulos, ahí van algunos haikus:

La vida vuela
El tiempo la consume
La fosa cela

De la tormenta
Asustan los truenos
Mata el rayo.

Piel de cordero
Cubriendo miserias
Alma de hiena


Vivir un sueño
Soñar una realidad
Es una quimera.

Tiempos de crisis
Desayunos de bares
Charlas de paro.

Bendita mujer
Ilusionada hembra
Fértil espera

Fumar prohibido
Cartel en el planeta
Mundo sin humo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

ESCOLARES CARGADOS

Para los estudiantes han acabado las vacaciones de varano, y vuelta con la vida. Ya echaba de menos la algarabía de chavales camino del colegio. Bueno, algarabía a la salida, a la entrada, primera hora de la mañana, van todo serios, adormilados o, tal vez pensando en sus pequeños problemas y agobiados por el peso de sus descomunales mochilas. Se van dejando arrastrar por sus mayores, padres o abuelos. A mi me da ánimo para empezar con alegría al día que se presenta. Aunque, admito, que alguna vez, mi mente la cruzan pensamiento de solidaridad con los escolares. No alcanzo a comprender porque, para aprender, tienen que ir tan cargados. Cuando los contemplo me parecen porteadores en la jungla del asfalto, o diminutos viajeros cargados de equipaje ¿Ni que los conocimientos hubiesen adquirido volumen y forma física, y no se pudiesen dejar en casa? Alguna manera habrá de aligerarlos de tanto peso. ¿Qué tal si los negocios que se mueven alrededor de la enseñanza redujesen sus beneficios? ¡Imposible! Esos negocios son de gente muy importante e influyente en las más altas esfera de la economía. La educación es importante, pero también el negocio de los libros. Tanto, que parece que nos quieren hacer creer que en un año cambian las matemáticas, la lengua, los idiomas, la ciencia… y muchos etcéteras, con lo que casi ningún libro de un año vale para el siguiente, y para estar más seguros, hasta se escribe en ellos. Por otro lado, puede que haya padres que no quieran que sus hijos aprendan en libros viejos. Quizás piensen que los conocimientos están usados. Los gobiernos dan o prometen ayuda para libros y material escolar, pero, ¿reducen en algo la carga de los escolares? Creo que se piensa que creando nuevas especialidades médicas para los daños en la espalda, el problema esta resuelto.
Y yo seguiré viendo cada mañana niños cargando mochilas y tirando de carritos. Más que escolares, me parecen futuros consumidores de las grandes superficies comerciales. Donde pondrán comprar los libros cuando ellos sean padres.
Cuando yo estudiaba, mucho antes de inventarse el bolígrafo y la mochila, teníamos tres libros de estudio: Grado Elemental, Segundo Grado y Grado Superior. Y en tan escaso material estuvo el principio de grandes hombres en todas las ramas del saber humano.
Se dice: “es que hoy enseñamos a los niños a pensar” ¡Ah, será eso!

Y a lo lejos,
Mochilas caminando
Niños debajo.

sábado, 11 de septiembre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Jardines

PARQUE MUNICIPAL “TIERNO GALVÁN” El lugar ideal para descansar, compartir palabras, amar, leer y soñar. Verde y colorido, y con notas alegres de miles de pájaros poniendo música de fondo a tan apacible escena.

viernes, 10 de septiembre de 2010

NO SÉ NADA DE FÚTBOL




Ni mi constitución ni mi figura son las de un atleta, y quizás sea por eso por lo que nunca se me ve practicando deportes, ni siquiera como espectador aficionado. Al menos que vivir sea un deporte, entonces, sí soy un gran deportista. Sin embargo, creo en las excelencias de la preparación física, y en el esfuerzo corporal para mantenerse en forma.

Pero para el deporte de masas soy muy torpe. He visto multitud de partidos de muchas cosas, y no he aprendido nada. Como los más populares son los juegos de pelotas, he intentado conocer lo más elemental de sus reglas. Y el fútbol, por ejemplo, sé que se juega con un balón que unos jugadores se empeñan en meter en una portería, en contra de la voluntad de un portero. No estoy seguro cuando es gol, porque aunque se cuele en la red, un señor vestido de negro y tocando un silbato, dice que eso no vale. Hace tiempo que dejé de preocuparme de quien gana o de quien pierde, por eso de ser un ignorante del juego.

Cuando iba a los partidos de fútbol a hacer prensa gráfica para los periódicos, fotografiaba jugadas y goles, y cuando finalizaba el partido tenía que andar preguntando quien había ganado.

Lo que si me gustaba mucho era mezclarme con la gente en las gradas. Y fotografiarlos con disimulo. Captaba gestos para reír y para llorar, de cómicos y dramáticos aún tiempo. ¡Cómo sufren los aficionados. Lo mismo veía a uno comiéndose un puro a bocado, a otro hincándole el diente al transistor que se ponía en la oreja, o al otro comiéndose la solapa de la chaqueta.

martes, 7 de septiembre de 2010

PONERSE EN EL LUGAR DE UN PARADO.


Es muy diferente vivir y sentir, a saber las cosas porque te las cuenten. Por muy grandes que sean las cifras del problema, si no lo tienes cerca es como si no existiera.

Es muy difícil ponerse en la piel del otro, por mucha y buena voluntad que se ponga. Porque, ¿qué persona con trabajo se puede poner en la piel de un parado? Creo que sólo los que alguna vez han formado parte de las listas del paro. Es la enorme tragedia de millones de personas en nuestro país ¿Se puede adivinar, en justa medida, el drama personal y familiar que esta viviendo? La angustia, el miedo y la desesperación más terrible. El transcurrir de los días sin encontrar un trabajo que le restituya su autoestima y su dignidad de persona útil para su familia y la comunidad. Pero lo único que se consigue es ampliar su colección de promesas y buenas palabras, que son, al final, ilusión de un rato, el tiempo que dura el eco en su oído. La ayuda se va acabando, las reservas, si las hubo, se agotaron, cada vez hay menos puertas a las que llamar, no son clientes fiables, y pasan a figurar en las listas de morosos. El tiempo corre en su contra, más viejo, menos probabilidades de encontrar trabajo. Empiezan a aparecer enfermedades, más imaginarias que reales, que nos lleva a pensar que el problema no es la salud, es el trabajo. Y en la desesperación se desea envejecer pronto para ser pensionista.

Y no quiero imaginar, porque sería muy triste, que para los Poderes Públicos, los Sindicatos y los Empresarios, las cifras del paro sólo sean números en constante movimientos. Para estos, votos o no votos; para aquellos, masa de manifestantes y para los otros, manos de obra barata. Se ignora a la persona, y sus problemas quedan ocultos por los números. Y las penas, siempre para los mismos.

No, la verdad, no es fácil ponerse en el lugar del otro.

lunes, 6 de septiembre de 2010

DON BENITO. Peña Atl. Madrid

La Peña del Atl. de Madrid fue inaugurada en Don Benito en los años 70. En la foto aparecen algunos socios que se desplazaban a Madrid para asistir a un partido.

domingo, 5 de septiembre de 2010

OPORTUNIDADES QUE VOLARON

Un pensamiento, un deseo no vale nada si no le ponemos sonido.
Son todas aquellas cosas que debimos decir y no dijimos.
Aquellos amores que por falta de palabras no florecieron.
Aquellos sueños sin música que quedaron en eso, en sueños.
Cuando debimos decir, callamos.
No pensamos que ni nos adivinan ni adivinamos.
Los sentimientos sin palabras están muertos, o sólo, lumbre sin calor ni llamas.
No basta una sonrisa o una mirada, es necesaria la comunicación hablada.
Se deja pasar el tiempo, se agotan las oportunidades.
Los conflictos no se resuelven, los deseos se marchitan, la ilusión languidece, y ya sólo queda llorar sobre todo ello.
Es el llanto de la cobardía y de la impotencia.
Es sentirse culpable por silencio y falta de arrojo.
Es decirle adiós a los sentimientos guardados.
Y siempre nos reprocharemos de no haber hablado en su momento.
¿Qué hubiera sido de nuestras vidas si lo hubiésemos hecho?

viernes, 3 de septiembre de 2010

PROBLEMAS DE COMUNICACIÓN

Una cosa muy desagradable y dolorosa es oír hablar de ti, y no poder defenderte haciendo objeciones, correcciones, aclaraciones o, simplemente, negando lo que no sea cierto. Pues, a mí, nada de esto se me permite, si los que hablan no saben o no quieren escuchar, están algo sordos, tienen prisas o se quieren dar importancia haciéndome de traductores. Y oír, poniendo un poco de atención, se me oye: y entender, se me entiende. Sin embargo, en una conversación entre varias personas, tengo que permanecer mudo, y dar por bueno todo lo que digan. Debería estar acostumbrado y procurar que estas situaciones no me afecten, pero, no lo puedo remediar, por mucho que lo intente, el no poder explicarme, cuando lo requiere el caso, me afecta. De tal manera que muchas veces, me da miedo de abrir la boca por el temor que se tergiversen mis palabras, y el intérprete haga una versión libre del contenido.
Esta mañana me encontré con unos amigos. Uno, muy amigo; otro, menos amigo; otros, nada más que conocidos. Todos terminaron hablando de mí, como si yo no estuviera presente. Cada cual habló como quiso, eso sí, siempre con palabras suaves. No es agradable la situación: los piropos ponen colorado, y los insultos cabrean.
La verdad que no me disgustó la experiencia, a pesar de todas las barbaridades que de mi se dijeron. Para unos, era un genio; para los otros, era un imbécil. Y así fueron desgranando las dos caras de mi personalidad. Nunca pensé que yo fuese tantas cosas, tantas buenas como malas. Y todo en mi presencia. Oí contar una historia de mi vida que yo desconocía. Era tan nueva y tan íntima que acabó interesándome, y sintiendo curiosidad por conocer un final que se preveía muy emocionante. Se habló de mis gustos y necesidades, con tanta seguridad y aplomo, que ya empecé a dudar si había vivido equivocado toda mi vida. Son situaciones que, en el fondo, resultan cómicas, pues cómico es, cuando intento hacerme oír, y no me hacen ni puto caso. Cuando en un bar pido un café y me traen una tila, cuando pido una cerveza con alcohol, y me la traen, siempre, sin alcohol o, todavía como más sano, un refresco. Me duele recocer que para la lucha de la calle estoy un poco cascajo. Hay que estar muy en forma para defenderse en esa jungla.
Sobre mis problemas de comunicación he hablado en alguna otra entrada. No me gusta repetir los temas, y cuando lo hago es porque necesito desahogar y dar los gritos que en algún momento no pude dar con el clamor de la palabra. No es nada más que rabia e impotencia.
Para publicar a gusto la entrada, ni la leo siquiera.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

DON BENITO. Calles, Plazas y Parques

PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN. Escultura del artista villanovense, Ricardo García.

martes, 31 de agosto de 2010

DE BODA

No se puede decir que faltara imaginación al acontecimiento. Ni que tan bello entorno de retorcidos olivos y vieja Ermita, pudiera restarle hermosura a unos novios en ceremonia de boda. Delante de un altar improvisado bajo el arco de la puerta del lugar santo, lucía esplendorosa el vestido blanco en el cuerpo esbelto de la novia, contrastando con el traje negro del novio. Sacerdote oficiante, padrinos, fotógrafos y público asistente, sentados bajo la sombra de los olivos aquella tarde de finales del mes de agosto. Sonaban los acordes de la música del momento, retumba el eco del ¡SI, QUIERO! y el ¡YO OS DECLARO MARIDO Y MUJER!…del oficiante. En ese momento besaba el sol la tierra de los barbechos y se colaba hasta el lugar de la ceremonia, y no faltaron algunos pájaros que con sus cantos parecía que quisieran testimoniar su felicitación por el feliz enlace. Todo muy rústico, pero muy hermoso, a un tiempo.

Fue una boda de película, como diría mi amigo Alejandro. Pantalla de televisión mostraban fotos de los novios en otros tiempos. Y se les recibió con música y fuegos artificiales en la explanada de un impresionante, bien restaurado e iluminado Castillo, donde tuvo lugar el banquete. Banquete de reyes. Degustación de excelentes vinos, jamón, embutidos, quesos y toda clase de exquisiteces. Para finalizar, ya de madrugada, con champán y tarta nupcial.

Fui testigo de excepción en la boda de la hija de un pariente muy cercano. Se celebró lejos de nuestra localidad, por lo que fuimos hospedados en un hotel de muchas estrellas. Fui, con toda mi familia, un invitado especial. Sin embargo, un narrado más bien flojo para tan gran acontecimiento.

domingo, 29 de agosto de 2010

DUELO A MUERTE





Brillaban las luces de las farolas en los charcos de la calle tapizada de adoquines y cemento. Las estrellas apartan las nubes, y miran, con curiosidad y tristeza, al hombre que camina tropezando, agarrándose a las paredes, árboles, señales de tráfico, farolas…A todo lo que puede mantenerle de pie. Se para un momento sin soltar el apoyo, y da unos pasos tambaleándose y zigzagueando por toda la acera. Se le nota que desea más que nada andar derecho, pero, imposible conseguirlo. Las piernas no le sostienen, tampoco consigue mantener el equilibrio. De vez en cuando cae, y a duras penas, se incorpora. Levanta los ojos al cielo como implorando ayuda, pero el cielo le castiga azotándole la cara con frías y despectivas gotas de lluvia. Es consciente de su situación de una forma anárquica. No controla los pensamientos, ni las palabras, ni los músculos, ni nada. Desea pensar y hasta sentirse culpable, y hacer promesas, promesas como todas las que había hecho, sin llegar a cumplirlas. Sin embargo, deseaba que una fuese definitiva. Ya no le creían ni familia ni amigos. No le tomaban en serio, ni confiaban en sus buenas intenciones.

Dio un traspié y cayó de bruces en un charco. Con voz estropajosa dijo algo, que apenas se convirtió en sonido. Quiso gritar pidiendo auxilio. Quiso pedí perdón a su familia, a la sociedad y al mundo, pero los deseos, no eran nada más que eso, deseos que no lograban salir de sus labios. Y poco a poco se fueron convirtiendo en llanto, cuyas lágrimas se mezclaron con el agua del charco. Luego nada. Nada más que la negra noche, la lluvia y algún noctámbulo que para evitar problemas, aligeraba el paso. Y allá arriba, las nubes y las estrellas, mirando con una sonrisa, entre burlona y amarga, de que forma tan miserable el hombre precipitaba su destino.

Ni siquiera la noticia, que se oyó al día siguiente, fue respetuosa con él y con su muerte.

viernes, 27 de agosto de 2010

DON BENITO. Antes y después

Al fondo, calle Ramón y Cajal. En la foto en blanco y negro, a la izquierda, Colegio Santo Ángel .
La primera imagen es de los años 70, y la segunda, de 2010

miércoles, 25 de agosto de 2010

ENTRE DOS FUEGOS


La noche oscura era la mejor aliada de aquel aprendiz de espía. La palabra más acertada para una misión de escucha en una guerra extraña, con alambrada, campo de minas y latas atadas para que hiciesen ruidos si se acercaba el enemigo, esos enemigos feos y malos que hay en todas las guerras. Y también estaban los soldados, los centinelas, los cañones, los fusiles y las bombas. Y, entre la alambrada y el enemigo, agazapado en cualquier agujero de la tierra y envuelto en una manta, se encontraba ese espía especial, llamado escucha. Su equipo de transmisiones era una cuerda atada a la muñeca, cuyo extremo lo tenía el centinela en el puesto de guardia. Mediante tironcitos se transmitían las noticias, y en el caso extremo que descubriesen y matasen al escucha, intentar recuperar su cadáver arrastrándolo con la cuerda

Esa misión, aunque peligrosa, solía ser tranquila. Todo el trabajo consistía en permanecer quieto con la vista y el oído muy atentos. Antes de amanecer se regresaba pasando por un agujero practicado en la alambrada.

No todas las noches de tiroteo era porque nos atacase el enemigo, era porque algún centinela se aburría y pegaba los primeros tiros, motivo más que suficiente para que todos participásemos en el fregado, y cada cual tiraba con lo tenía más a manos. Era muy difícil saber que participación tenía el enemigo en el tiroteo, si es que tenía alguna.

Quizás, más o menos, fuese lo que me ocurrió aquella noche. Estaba yo tendido en el suelo envuelto en mi manta, confundido con la oscuridad y el silencio, con el oído puesto en cualquier ruido que pudiera producirse. De pronto sonó el trallazo seco de un tiro, al que siguieron otros y otros más, y explosiones de bombas. La noche quedó rota, como si fuese el principio del fin del juicio final. Por encima de mi silbaban las balas, y la tierra se estremecía con cada una de las explosiones. Me arrastré a un lado buscando un lugar más seguro. Con mi movimiento se le escapó la cuerda al centinela que la sujetaba, y entró en la zona donde estaban las latas, haciendo un ruido infernal cuando las tocaba la cuerda. Inmediatamente todos los tiros fueron en aquella dirección. Me refugié detrás de un montón de piedras,
llegando a la conclusión que yo era blanco de los míos y de los otros. Así amaneció y entonces puede ver que me encontraba en el campo de minas. Por el miedo, dejé de respirar y de moverme, sólo se notaba que estaba vivo por el sudor de mi frente. Cuando me recuperé un poco del susto empecé a pensar como salir del atalladero, salvando el pellejo. Asomar la cabeza o ponerme de pie para que me vieran mis compañeros, lo descarté por peligroso. Y, la verdad, no había muchas soluciones para elegir, teniendo en cuenta que me encontraba en mitad de un campo de minas. Ya había tenido suerte de llegar hasta allí sin saltar por los aires, para salir, más que suerte, necesitaba ayuda. Se me ocurrió una idea, aunque estaba seguro que serviría de pitorreo. Lo único blanco que llevaba eran los calzoncillos. Me los quite como pude, sin moverme mucho. Sin apenas sacar los brazos, los extendí encina de las piedras, y me puse a rezar porque un compañero los viera, y reconociera unos calzoncillos usado por los soldados del ejército español. Con eso y la noticia de la desaparición de un soldado, puede que la suerte me diera otra oportunidad para seguir respirando.

Y me la dio Aquella noche salvé la vida muchas veces, tantas como veces temí que la perdería. Con la duda en el ánimo de si estaba vivo o muerto, fui rescatado por mis compañeros.

Esta es una de esas insignificantes historias de guerra. Insignificante, porque son las que viven los soldados y no los generales.