miércoles, 29 de octubre de 2014

DON BENITO. Alumnas colegio Francisco Valdés

Luciendo trajes regionales, alumnas del colegio Francisco Valdés de Don Benito, situado en la calle doña Consuelo Torre. En una imagen de la década de los 70.

martes, 28 de octubre de 2014

NO CENTRAL NUCLEAR DE VALDECABALLEROS

 Sobre final de los 70, con un NO a la Central Nuclear de Valdecaballeros se concentraron frente al Ayuntamiento de Villanueva de la Serena varios miles de personas de todos los pueblos de la zona.

lunes, 27 de octubre de 2014

POETA RAFAEL ALBERTI

En el año 1977 el poeta Rafael Alberti visitó Don Benito. En la foto de entonces, admiradores entusiasmados le saludan dándole la bienvenida

domingo, 26 de octubre de 2014

NIEVE EN EL PARQUE

Hermosa vista del Parque Municipal de Don Benito en un momento de la nevada de 1983.

sábado, 25 de octubre de 2014

TIEMPOS DE EMIGRANTES

En los años finales de los 60 y todos  los 70, era fácil ver en las plazas de los pueblos extremeños imágenes como esta. Creo que en esta foto queda muy bien representada la vida en aquellos lejanos tiempos de emigración y oportunidades lejos de la familia y de la tierra. Parece como si el tractor y el burro quisieran que el viajero desde  el autobús viese y se llevase la última imagen de su pueblo, de sus cosas y de su gente.

viernes, 24 de octubre de 2014

DON BENITO. Mitin

Público asistente a un mitin de Izquierda Unida, celebrado en el Teatro Imperial de Don Benito.

Década de los 80-

jueves, 23 de octubre de 2014

JURO POR MI HONOR...



Los políticos juran o prometen sus cargos públicos sobre un honor que con el tiempo se demuestra que no tienen, o, tal vez sea que muchos, si  lo tienen, lo pierden cuando juran el cargo. Hasta es dudoso que crean en el infierno aquellos que ponen a Dios como testigo ante una Biblia o un crucifijo. Esto nos induce a pensar que las promesas que hacen, para ellos solo tienen  el valor de una  ceremonia de puro trámite Parece que ya van convencidos que sus palabras no le comprometen a nada. Esto se desprende de la cantidad de gente con responsabilidades de gobiernos, de excelentísimos y honorables personajes, que con gran facilidad y sin sonrojase faltan a las palabras dichas en el ceremonial de las promesas.

 Entonces, repito, ¿para  que vale esa formula de juramento que habla de honor y de conciencia? Si, en resumidas cuentas, eso no es impedimento para dejar de ser honrados en la primera ocasión que se presente.  Y son tantos los que faltan a su palabra!

Admitamos que los seres humanos somos muy vulnerable a las tentaciones. Y no importa el status social, ni la cara, ni tampoco las promesas, ni siquiera el temor a las leyes y la pérdida de prestigio, para convertirnos en presuntos delincuentes o seguros condenados. Pero, eso sí, solicitando ser candidato a un indulto de los amigos.


Entonces, ¿qué garantiza esos juramentos o promesas? ¿Qué valor tiene la palabra de un político de nuestros días?