jueves, 30 de julio de 2015

HIPER CADEVOL


Tal vez sea CADEVOL el primer hipermercado de alimentación y productos del hogar que hubo en Don Benito,  pues abrió sus puertas, en la avenida Alonso Martín,  allá por el final de los 70 ó principio de los 80.

17 comentarios:

  1. Hola Disancor, una imagen muy buena. Muy amplio el hipermercado. Veo que hay una torre enorme de detergentes. Todo un peligro para los clientes. :-) Supongo que los comienzos eran difíciles incluso para colocar las cosas por no tener tan presente como ahora, la peligrosidad de apilar productos como se ve en la imagen. Los tiempos cambian y se va aprendiendo de los errores. La imagen dice mucho y eso que no sabe hablar :-) Tus ojos lo captaron.
    Saludos y abrazos fuertessssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Joo Diego jamás me podría imaginar que tuvieras una foto del interior de Cadevol (Cadena Voluntaria de Consumidores). Siempre dije que fuistes un adelantao en la fotografía (aunque un talento perdio en la escritura,,,,, Otro adelantado a su tiempo fu'e el fundador de Cadevol,,, Antonio Ruiz,, al principio nadie sabia lo que era, Cadevol, luego eran colas para hacerse socio,,,, También creo la 1@ televisión local,,, Televico (todo un acontecimiento en Don Benito) que dio en directo el incendio del Cine Rialto,,,, ,,era un simple decodificador que valía 5000ptas de entonces pagadas por adelantado ( lo sé de muy de cerca) y que además permitía ver partidos de fútbol del canal Plus,,,, la gente incluso se iba a Orellana que había una antena pirata,,, hasta que se creó Televico, era tal la demanda que hubo gente que el día ante de los partidos pagaba dos y tres veces su valor,,, " Antonio Ruiz" fundador de Cadevol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias x este reconocimiento a mi padre, Antonio Ruiz Martín. Le hubiera encantado tu comentario. Efectivamente, fue todo un visionario y pionero en todo lo q hacia x aquella época, en la q todavía no existían ni los hipermercados ni otras televisiones q no fueran la 1 o UHF. Un emprendedor nato :-). Muy orgullosa de lo q siempre fue mi padre, tanto profesionalmente como personalmente. Un saludo y gracias, de corazon.

      Eliminar
    2. Muchas gracias x este reconocimiento a mi padre, Antonio Ruiz Martín. Le hubiera encantado tu comentario. Efectivamente, fue todo un visionario y pionero en todo lo q hacia x aquella época, en la q todavía no existían ni los hipermercados ni otras televisiones q no fueran la 1 o UHF. Un emprendedor nato :-). Muy orgullosa de lo q siempre fue mi padre, tanto profesionalmente como personalmente. Un saludo y gracias, de corazon.

      Eliminar
    3. Muchas gracias x este reconocimiento a mi padre, Antonio Ruiz Martín. Le hubiera encantado tu comentario. Efectivamente, fue todo un visionario y pionero en todo lo q hacia x aquella época, en la q todavía no existían ni los hipermercados ni otras televisiones q no fueran la 1 o UHF. Un emprendedor nato :-). Muy orgullosa de lo q siempre fue mi padre, tanto profesionalmente como personalmente. Un saludo y gracias, de corazon.

      Eliminar
    4. Muchas gracias x este reconocimiento a mi padre, Antonio Ruiz Martín. Le hubiera encantado tu comentario. Efectivamente, fue todo un visionario y pionero en todo lo q hacia x aquella época, en la q todavía no existían ni los hipermercados ni otras televisiones q no fueran la 1 o UHF. Un emprendedor nato :-). Muy orgullosa de lo q siempre fue mi padre, tanto profesionalmente como personalmente. Un saludo y gracias, de corazon.

      Eliminar
    5. Muchas gracias x este reconocimiento a mi padre, Antonio Ruiz Martín. Le hubiera encantado tu comentario. Efectivamente, fue todo un visionario y pionero en todo lo q hacia x aquella época, en la q todavía no existían ni los hipermercados ni otras televisiones q no fueran la 1 o UHF. Un emprendedor nato :-). Muy orgullosa de lo q siempre fue mi padre, tanto profesionalmente como personalmente. Un saludo y gracias, de corazon.

      Eliminar
    6. Al igual que mi hermana, muy agradecida al reconocimiento hacia mi padre.Seguro que le hubiese encantado verlo.

      Eliminar
  3. Un buen supermercado para la época. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ostras, yo ya había olvidado aquel establecimiento emblemático. Fue, junto con el Innovaprix de Villanueva, lo más aproximado a un híper que tuvimos por aquí durante muchos años.

    Me pregunto quién diseñaría los envases de detergente en forma de cilindro, con la complicación que supone su transporte y la cantidad de espacios desaprovechados que genera su almacenamiento... El caso es que fue un formato que perduró hasta hace bien poco.

    Un saludo muy cordial, D. Diego, y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Curioso nombre, recuerdo que se preguntaba
    De donde vienes?
    De ancadevol

    ResponderEliminar


  6. -La foto no es muy buena, pero es interesante para hacernos ver que esto de las grandes superficies comerciales, por lo menos en los pueblos, es algo moderno. En Don Benito tuvimos durante muchos años Galerías Preciados, que era algo diferente a la alimentación.
    Isa, un abrazo.

    ResponderEliminar

  7. CACHOS DE VIDA lo empecé con el deseo de publicar fotos de todo lo que ocurrió en Don Benito durante las décadas de los 60, 70 y 80; sus gente, sus calles---, y como fue cambiando el pueblo. Y no podía dejar de dedicar un recuerdo a la cadena de alimentación CADEVOL, a sus propietarios, especialmente, Antonio Ruíz por ser persona más conocida. Aunque poco puedo añadir a la información que tu apartas, y a la que remito a todos los seguidores del blog. Como siempre, gracias por tu aportación de datos y amables palabras a mi persona.
    anónimo 1, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, para aquellos tiempos era un gran supermercado de la alimentación y el hogar Y sobre todo, el coraje de las personas que se metieron en semejante aventura, con unos resultados imprevisibles.
    Antorelo, un abrazo.

    ResponderEliminar

  9. He de confesar que si no veo la foto, yo tampoco me hubiera acordado que los hiper empezaron en Don Benito por una cadena de alimentación y productos de la casa llamada CADEVOL, No recuerdo bien, pero creo que no duró mucho tiempo. Imagino que el diseño de los envases y la forma de colocarlos habrá cambiado totalmente. Ahora estudian muy bien a los clientes.
    El villano en su rincón, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Para la gente fue todo un acontecimiento la apertura de CADEVOL. Daba como más prestigio ir a hacer la compra a lo que entonces se consideraba una gran superficie comercial.
    antonio merino hurtado, un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Igual que Raquel y Pilar, yo también soy hija de Antonio Ruiz. Era la más pequeña y, por tanto, esa foto que has puesto más arriba representa mi infancia. ¡La de veces que me habré pasado la tarde jugando o haciendo los deberes en aquellas oficinas! La foto se tomó desde la parte superior del hiper, donde estaba la "pecera" u oficina de gerencia. Desde allí se veía todo lo que hacían los clientes, cómo deambulaban, si robaba alguien alguna cosa (y mi padre casi nunca bajaba a abroncar a nadie, muy a menudo la ladrona era alguna ama de casa ya conocida por él que llegaba justito a fin de mes) y, en suma, se pasaban tardes muy entretenidas.
    Como curiosidad tengo que decir que mi padre odiaba las pirámides de productos. Él siempre contaba como anécdota que en un seminario de ventas en Madrid les pusieron un problema: unas latas de atún que estaban a 30 pesetas (muy baratas) en una pirámide muy bonita y no se vendían. No entendían qué pasaba. Mi padre se dio cuenta de que a la gente le daba miedo coger una lata de la pirámide y tirar el resto al suelo. Así que deshizo la pirámide, las colocó desordenadamente en una caja y cambió el cartel: «3 latas 100 pesetas». Se vendieron todas en una tarde, a pesar de que eran 3 pesetas más caras. Acerca de las pirámides solía decir que estaban bien para adornar o para hacer fotos, pero que no vendían.
    Otra cosa que tenía él es que, aunque aprendía estas técnicas en los seminarios a los que asistía, no le gustaba mucho hacer trampas. Sus precios, por ejemplo, nunca terminaban en 99 o 95. Eso le daba muchísima rabia, para él era como reírse del cliente. Siempre intentaba ser honesto, en todo. A mí me enseñó una ética del trabajo que espero que aprenda también mi hijo.
    Gracias por esta foto y por tantos recuerdos.

    ResponderEliminar