martes, 5 de abril de 2011

BUENAS RELACIONES CON EL MÁS ALLÁ

Maravilla la generosidad de los videntes y toda esa tropa que dice estar bien relacionada con el más allá. Prometen felicidad y fortuna a esas personas atormentadas que buscan protección y algún chivatazo de las llamadas ciencias ocultas. Esos intermediarios dicen no querer nada para ellos. Nada que venga del más allá, porque con eso no pueden comprar nada en este mundo. Muy seguros no se les ve en sus predicciones, porque dicen que número va a tocar en la lotería, pero ellos no compran un décimo. Va a llover y, sin embargo, van sin paraguas. Hasta los hay que hablan con los muertos, con los de los clientes. Con los suyos no tienen trato, además, se fueron con todos los pecados confesados. Hay que preguntase porque personas tan sabías viven de la voluntad de la gente supersticiosa y cándida. Sus honorarios son la voluntad, pero por si el cliente no tiene mucha, es voluntad sujeta a tarifa. El futuro y el destino, es como un cristal para ellos, y lo ven del color que les de la gana. Para los enfermos, reparten esperanzas, les dejan con la enfermedad y ellos se quedan con el dinero. Tienen el poder de hacer milagros, hacerle ve a los más creyentes, santos entre las piedras o colgados de los árboles. Y no se puede consentir que los santos no tengan vivienda, problema que se soluciona con una coleta, o dos o tres, o las que hagan falta, que ellos generosamente administraran los bienes de la fe. Y ya sólo es cuestión de razar y desfilar en procesiones. Vivimos asustados, es tal nuestro miedo que hacemos pactos con cualquier cosa que se parezca al demonio, siquiera por su vestimenta rancia, y que diga palabras raras con extraños sonidos. He metido a todos estos personajes en el mismo saco, porque bien pensado, son todos del mismo gremio o sindicato.

13 comentarios:

  1. Hola Disancor, deseo que estés bien.
    Así es, cuánta razón tienes. Pero se valen de que haya personas que se agarran a un clavo ardiendo. La esperanza es tal, que las personas hacen lo que jamás pensaron que ellos harían.
    La principal y más importante curandera es nuestra mente. Pensamientos positivos ayudan a mejorar nuestro cuerpo.
    Y todos estos curanderos que sacan el dinero a personas desvalidas de pensamientos por la propia enfermedad, porque lo que necesitan es que les curen el mal que tienen, son indeseables. Siempre que alguien te diga que te va a curar y te pida una cantidad, no lo creas, solo de los profesionales que ejercen la medicina.
    A demás si un curandero/a pudiera curar, lo haría incluso con el pensamiento y sin cobrar nada ni que nadie lo supiera.
    El mejor salvamento para estar en paz con uno mismo y con los demás, es no hacer daño y tratar de ayudar en la manera y forma de las posibilidades de cada persona. No solo se puede ayudar económicamente, también escuchando y haciendo servicios para colaborar en la mejoras de alguien que lo necesite.
    Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Para mi toda esa gente siempre han sido farsantes sin verguenza que viven de la ingenuidad y de la ignorancia de muchas personas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Perfecto, un escrito perfecto!

    Un Besito Marino

    ResponderEliminar
  4. Tenemos que creer en nosotros mismos. Se aprovechan de la angustia de las personas de una manera tremenda, allá ellos con su conciencia, si la tienen que me que no.

    Un besito Disan.

    ResponderEliminar
  5. Esos farsante no tienen conciencia, su único Dios es el dinero.
    Lo siento por la gente que se deja embaucar.
    Un abrazo, paisano.

    ResponderEliminar
  6. Je, Je Muy bueno.

    Mas claro.......

    ResponderEliminar
  7. Es así, la ignorancia maneja a las personas.

    Muy buena entrada.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  8. Asco me dan, al menos aquellos que se aprovechan de personas enfermas de dolor para sacarles su dinero ...

    ResponderEliminar
  9. Está claro que necesitamos creer en algo.
    Qué buena tu entrada, Diego.
    Un abrazo de Mos desde mi orilla.

    ResponderEliminar
  10. Tienes mucha razón disancor, porque esas personas se ceban con quienes más necesitan el consuelo, con quienes son más sensibles, con quienes pasan penurias. En esos momentos esas personas se sienten ciegas y no ven que sólo son mentiras.

    Un beso y espero que estés bien

    ResponderEliminar
  11. Videntes, curanderos, echadores de cartas... se aprovechan de los problemas de la gente; de la desesperación... y, lo peor de todo, es que dan esperanzas falsas.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo en absolutamente todo contigo, a mi es que me pone de los nervios esta gente, las veces que me quedo a ver la tele de noche y me tan las tantas y se ponen con estos anuncios de videntes y todos eso, me parece increíble que haya alguien que les pueda tomar en serio, ¡si es que hasta dan risa de tan ridiculos que son...!

    Besitos.

    ResponderEliminar