viernes, 23 de septiembre de 2011

IGUALES CON DIFERENCIAS


En cosa de igualdad la mujer supera al hombre. Ellas pueden salir a la calle vestidas de mujer, de hombre o de lo que les de la gana. Pero habría que imaginar la que se montaría si los hombres pasearan vestidos de mujer. Es verdad que a muchos no les faltaran las ganas, y tienen que aguantarse hasta que llegue el momento. Tal y como se vislumbra el futuro, puede que lleguen esos tiempos. Algo se va avanzando en ese sentido. Ya es posible que lleven pendientes, sin que la gente se escandalice. Por algo se empieza. La mujer copia al hombre, en el machismo, en las blasfemias, en el tabaco, en el whisky…Y el hombre a la mujer, en el feminismo, la depilación, las pomadas, los perfumes…La verdad que ya los géneros no son tan diferentes. Han acercado mucho las posiciones. La mujer es un poco más macho y el hombre es un poco más hembra. Ahora sólo falta que esa igualdad llegue a los empresarios que pagan los sueldos. Y con eso, y que el hombre vista una minifalda o un traje de cola, se habrá completado el proceso igualitario.

Por lo menos, en el vestir es justo que cada cual se vista como se vea más guapo. Total, se dice que el hábito no hace al monje.

14 comentarios:

  1. Aparte de los metrosexuales maquillados, depilados y perfumados, como el actor del pirata del Caribe, ya Miguel Bosé popularizó la falda pantalón para hombres y Carlos de Inglaterra, más conocido por "el orejas", se pone la falda escocesa. Así que los sexos se van acercando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ultimamente se ha puesto de moda lo androgino...pero creo que sera una mosa pasajera como tantas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. MUchas gracias por tu visita a mi blog. En algún sitio he visto tu nombre puede que en tijeras de papel pero no estoy muy segura.
    Me gusta tu visión del "Unisex". Si es que en el fondo todos nos copiamos.
    Un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  4. Lo de la falda en un hombre, es cuestión de educación, es como el rosa para las niñas y el azul para los niños, una tontería, vamos. Habria que reeducarnos para que ellos usaran falda y lo vieramos tan normal. Pero yo soy muy femenina aunque use vaqueros. En lo que estoy de acuerdo es en el tema de los sueldos.

    Buen finde Disan, besitos.

    ResponderEliminar
  5. En muchos aspectos la sociedad se ha vuelto mas permisiva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Tal y como van las cosas, llegará un día que resulte casi imposible averiguar a que género pertenece cada persona. No valdrá eso de a simple vista parece….Habrá que ahondar un poco más en el tema.
    Muchas gracias por tú visita y comentario.
    Cayetano, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Lo que se ve, es que las mujeres hacen todo lo posible para parecerse al hombre y algunos hombres tampoco descartan la posibilidad de cambiar sus gustos por los de las féminas. Son los tiempos.
    Juanjo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cierto, la palabra unisex es la que mejor define la igualdad de sexos. Aunque ahí, por mucho que nos empeñemos nunca seremos iguales. Lo importante es que nos igualen las leyes.
    Agradezco muy sinceramente tú visita y el comentario.
    Katy, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Modas a parte. Son en muchos terrenos donde el hombre tiene mayor protagonismo que la mujer y más ventaja. En algunos, sin embargo, es al revés, y es la mujer quien adquiere mayores benficios por su sexo.

    El mundo debería justo e igualitario. Que el sexo no nos determine nuestra vida social ni laboral.

    Me han gustado mucho tus reflexiones de hoy, Dinsacor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. oy más nunca la gente quiere ser original en el vestir y los comportamientos. Sin embargo, parece que la cosa no para ahí sólo, además se va produciendo cambios más profundos. Lo verdaderamente importante no es el vestido, es que en las leyes no haya discriminación por sexo. Y aunque despacio, estamos en el buen camino.
    ion-laos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sí, la sociedad es más permisiva, pero también más abierta. Hay menos tabúes y sentido al ridículo. Cada un va como le da la gana. Eso es progreso.
    Alejandro Kreiner, un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Se van haciendo grandes progreso en la igualdad de derechos en la vida social y laboral de hombres y mujeres. Yo creo que llegará un día que sólo quedarán las diferencias propias de la naturaleza. Lo demás, es la vida la que se mueve haciendo y cambiando costumbres.
    Uno, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Disancor, :-) Dios te oiga en lo que dices. Aunque me temo que Dios últimamente está algo sordo, o sordo del todo.
    Creo que aún queda mucho para lograr la igualdad entre mujeres y hombre. Aunque yo creo que nunca puede haber igualdad al cien por cien. Las mujeres somos muy buenas en casi todo, pero los hombres no lo son en casi nada :-)

    Bromas aparte, yo entiendo por igual que una mujer y un hombre que desempeñen el mismo trabajo, deben de cobrar igual. Ahora si se trata de levantar peso, por ejemplo, el que más fuerza tenga cobrará más.
    Si es una mujer la que levanta más peso, pues ella mayor sueldo. Si es un hombre el que desempeña mejor la limpieza en una empresa, pues él más sueldo. Va en función de las categorías y labor que se desempeñe.

    La función del hombre y la de la mujer, nunca va a ser igual. La mujer pare los hijos, los amamanta, nunca un hombre podrá hacer esto.
    Por aquí no puede haber igualdad. Sí debe de hacerla en los trabajos que bien uno o el otro, lo desempeñen mejor sus funciones. Un médico y una médica, desempeñan la misma función. Aquí ha de haber igualdad de sueldos.
    Secretario y secretaría, lo mismo, igualdad.

    Una mujer es femenina aunque vaya con pantalones, pero un hombre con barba y con pelos en las piernas, no es nada femenino que vaya con vestido, y si va con vestido haría el ridículo, más que igualdad.

    Te deseo un comienzo de semana fabuloso.
    Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ojalá ese día no se retrase demasiado, y podamos piropear las piernas de los hombres y hasta agacharnos o colocarnos tras de ellos al subir la escalera, etc. para vislumbrar sus partes pudendas y deleitarnos la vista con el espectáculo.

    Lo de la igualdad de salarios y oportunidades, ya es más difícil, a menos que se invente la manera de que sean los hombres los que se embaracen y den a luz, por poner un ejemplo.

    Saludos

    ResponderEliminar