domingo, 5 de septiembre de 2010

OPORTUNIDADES QUE VOLARON

Un pensamiento, un deseo no vale nada si no le ponemos sonido.
Son todas aquellas cosas que debimos decir y no dijimos.
Aquellos amores que por falta de palabras no florecieron.
Aquellos sueños sin música que quedaron en eso, en sueños.
Cuando debimos decir, callamos.
No pensamos que ni nos adivinan ni adivinamos.
Los sentimientos sin palabras están muertos, o sólo, lumbre sin calor ni llamas.
No basta una sonrisa o una mirada, es necesaria la comunicación hablada.
Se deja pasar el tiempo, se agotan las oportunidades.
Los conflictos no se resuelven, los deseos se marchitan, la ilusión languidece, y ya sólo queda llorar sobre todo ello.
Es el llanto de la cobardía y de la impotencia.
Es sentirse culpable por silencio y falta de arrojo.
Es decirle adiós a los sentimientos guardados.
Y siempre nos reprocharemos de no haber hablado en su momento.
¿Qué hubiera sido de nuestras vidas si lo hubiésemos hecho?

36 comentarios:

  1. Siempre es tiempo de razonar Disancor, de reconocer errores por falta de valor, todo tiene una sutíl solución, vive cada minuto como si fuera último, sigue tus impulsos, no dejes nada atras de lo que te puedas arrepentir...
    ''VIVE LA VIDA''
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que buena pregunta.
    ¿Y quién no tiene dentro un silencio de palabras que hoy no sirven para nada? Ni para consuelo ni para alegría.

    Hermosa y profunda tu entrada de hoy.
    Un saludo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Me temo que en demasiadas ocasiones a lo largo de nuestra vida nos vamos a quedar con esa duda....quizas deberiamos haber sido mas valientes,pero de hechocasi nunca losomos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En esta ocasión no estoy de acuerdo totalmente contigo.

    Yo soy un cobarde compulsivo y como se puede leer consciente de ello. En ocasiones, no he dicho lo que debía o por lo que moria de ganas. Quedó para mis adentros y nada cambió ni paso. Nunca me he arrepentido de ello por dos motivos, incluso 3.
    1- No sirven de nada los lamentos de "¿qué podría haber sido si...?".
    2- Era quien era en ese momento con todos mis defectos y virtudes y por mucho que lo repiense siendo quien era siempre hubiese tomado la misma decisión. Eso no es reparable. Pero no implica que no me sirva de aprendizaje para el futuro y que otras posibles situaciones similares reaccione de forma diferente.
    3- El motivo polizón. En alguna ocasión, el callar, más que el miedo lo ocasiono la reflexión y la prudencia.

    Callar en ocasiones es bueno. Sobre todo cuando nuestras palabras van guiadas por la tensión, el odio y su objetivo es hacer daño. Lo mismo que para el amor deberían tener puente de plata, para la situación contraria, mejor el más profundo foso. Hay otras forma de respuesta más serenas y productivas.

    Perdona que me haya extendido tanto. Quería aportar otra visión al hecho de "escupir" lo que alberga nuestro corazón.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Que razón tienes.
    Si las cosas no se dicen se pierde su sentido.
    Tal vez sólo deberíamos callar si puede producir dolor y aún así es de pensar.
    La sinceridad en el diálogo, expresando los sentimientos sin miedo a nada, es imprescindible y no nos arrepentiremos.
    Así nunca pensaremos que hubiese sucedido, mejor llevarlo a cabo y se despejan las dudas.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Se deja pasar el tiempo, se agotan las oportunidades...
    Todas las Frases dan para reflexionar un buen rato, pero yo me quedo particularmente con la escrita anteriormente, ¡y que cierto es, Disancor! el tiempo no vuelve y las oportunidades perdidas dificilmente se recuperan... pero aún se pueden aprovechar las que aún quedan y no dejar pasar el tiempo sin aprovecharlo lo mejor posible.
    Una Gran Reflexion, Amigo, porque además a todos nos ha ocurrido en algún momento de nuestra vida decir: ¡Ay si hubiera hecho tal cosa, ay si hubiera dicho esto ó aquello...!, nunca se sabra que habría pasado entonces, aunque algunas cosas que he hecho y dicho de las que no me he arrepentido nunca y que volvería a hacerlas si volviera el tiempo atrás...
    Un Fuerte Abrazo y Buen Domingo

    ResponderEliminar
  7. HOLA QUE TAL?? ESPERO QUE BIEN, ME FASCINA TU SUPER BLOG, ES GENIAL ESTA ENTRADA Y DE VERDAD ME COMPROMETO A SEGUIRTE A PARTIR DE AHORA!!!! TE INVITO A VISITAR MI OSCURO, NOSTÁLGICO, DEPRESIVO Y TRISTE BLOG DE INVIERNO PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES...ESPERO TE GUSTEEEEE!!! SALUDOS:

    www.juancarlosmcdonald.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Ay desde que descubrí y aprendí eso de "más vale ser dueño de tus silencios que esclavo de tus palabras"...lo aplico a mi vida....
    Es difícil decidir muchas veces...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buenas.
    Yo siempre me aplico lo de no quedarme jamas con la duda de que habria pasado, si lo hubiera hecho o dicho.
    Prefiero asumir un fracaso a una duda.
    Alguna cosa se me habra quedado dentro, pero de ser asi, siempre de forma involuntaria.
    Asi a veces me he visto en situaciones dificiles, pero mejor eso, que el silencio y la duda.
    Besos y sigue siendo como eres!
    Rosa

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, muchas oportunidades me he perdido por no transformar mis pensamientos en sonidos, depende de tantas cosas que al final el tren se fue y yo sentada en el banco...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Este tipo de entradas me hacen pensar mucho,sobre todo por haber dejado pasar oportunidades importantes por orgullo o por no querer hablar y aclarar las cosas.

    Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que la comunicación es lo más importante y que no hay que prohibir a nadie el derecho a explicarse.

    Un abrazo

    UT

    ResponderEliminar
  12. Qué razón tienes Dis y qué bien explicado. Hoy estoy un poco ñoña y tu post me ha calado especialmente.

    Un besazo grande con achuchón

    ResponderEliminar
  13. Sí que me he hecho esa pregunta en alguna ocasión, sobre todo cuando decidí cambiar radicalmente mi vida laboral por una pareja que luego no mereció la pena.
    No sé, al menos en la actualidad estoy contenta con mi vida.
    Me sorprendes con tu escritura, cada día lo haces mejor.
    Un beso, amigo.

    ResponderEliminar
  14. Amigo

    No momento certo, devemos usar as palavras e responder a esse momento.

    Se não usamos as palavras as perdemos
    e com elas, tantos anseios.

    Muito bom o que escreves,

    Mª. Luísa

    ResponderEliminar
  15. De cuando en cuando hay que dejarse llevar, y arrependirse, si es necesario, de lo que se hace mejor que de lo que no se hace. Y como bien dices, vivirn la vida.
    Eurice, un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Opino igual...se pierden oportunidades en la vida cuando no se dice lo que sentimos a tiempo. Pero, tambien doy la razón a otro de tus seguidores, que ante el odio que pueda hacer daño, es mejor callar.

    Hay momentos y situaciones que invitan a hablar o no.

    Reflexiva e interesante entrada, amigo.

    Besitos de nácar.

    ResponderEliminar
  17. No siempre se puede decir lo que se piensa, pero aún sabiendo que uno puede equivocarse, no se deben dejar pasar ocasiones de manifestarse.
    mariarosa, un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Es verdad, ¿dónde esta la justa medida de lo que debemos o no debemos hacer? Por valientes nos podemos pasar, por cobardes quedarnos cortos. Siempre nos quedará la duda.
    juanjo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. No, cobarde no, más bien precavido. Nunca sabremos muy bien si es mejor hablar en su momento o quedarnos callados, en resummidas cuentas, no se puede adivinar el futuro.
    Uno,un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Si las cosas no se dicen, no cobran vida, no sabremos el efecto que producen. Hay personas muy válidas, pero como no pasan a la acción, no son nada.
    Emilio, un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. No hay nada peor que dejarlo todo para mañana. Es bueno reflexionar antes de tomar una decisión, pero no demasiado. Lo que haya que hacer, es mejor hacerlo inmediatamente, y no perderse en dudas y titubeos.
    mariaje 15, un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por tú visita y comentario. Me siento muy satisfecho porque te gusten las entradas de mi blog. Procuraré seguir siendo merecedor de tú confianza.
    MR. MC. DONALD. un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Sí, hay que saber en que momento hay que hablar, y cuando hay que estar callados, y, además, medir muy bien las palabras,`porque una vez dichas, no se pueden recoger.
    WinnieO, un beso.

    ResponderEliminar
  24. Hablar cuando se presenta la ocasión, y no, como dices, el silencio y la duda. Aunque esto nos provoque algunos quebraderos de cabeza. Lo que esta claro, es que las relaciones humanas no son fáciles.
    Luna, un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, cuando se es joven suelen pasar más trenes, pero ninguro será igual, ¿cómo acertar con el que nos conviene? Es mejor arriesgarse con alguno, que perderlos todos.
    campoazul, un beso.

    ResponderEliminar
  26. Todas las cosas se deben de hablar, y nos daremos cuenta que no hay tantos problemas como pensamos, y los que hay, se pueden solucionar hablando, si no todos, muchos.
    Ut, un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Siempre en nuestras vidas tenemos esos pensamientos, de lo que fue o pudo ser. De verdad me encantó tu entrada.

    Gracias por pasarte por mi blog.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  28. La ñoñeria se cura con mimos, y para los mimos y caricias, la mejor medicina es mucho amor, de ese, del bueno. Arriba el ánimo! Estoy seguro que tendrás mucho de eso, y si no, no dejes escapar oportunidades.
    silver, besos.

    ResponderEliminar
  29. Bueno, no todo depende de nosotros, no hay que olvidar que la suerte juega un papel muy importante en todas nuestras decisiones, en gran medida, de ella depende que acertemos. Pero, eso sí, las decisiones tenemos que tomarlas nosotros, y no siempre tomamos las que más nos conviene.
    Emibel, muchos besos.

    ResponderEliminar
  30. Decidir no es fácil, equivocarse si que lo es, pero es el riesgo que hemos de correr para vivir y abrirnos camino en la vida.
    Con un pequeño esfuerzo leo muy bien tú comentario, deseo que para tí sea igual de fácil leer mi texto.
    Maria Luisa Adäes, un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  31. Cierto, quizás sea el momento de decir las cosas lo que falla. No siempre somos oportunos, o nos precipitamos o no nos decidimos nunca.
    PERLA NEGRA, un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Todos hemos perdido oportunidades, las que más nos duelen son aquellas en las que perdimos la oportunidad de amar, y, lo peor de todo, sólo por miedo a equivocarnos. No nos damos cuenta que el mayor sabio es el que más se equivocó.
    Me alegra encontrarte de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Sí, no podemos evitar preguntarnos sobre lo que hubiera pasado si hubiésemos hecho tal o cual cosa. Nunca lo sabremos. Misterio.
    Ricardo J. Román, un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Un miedo dificil de vencer. Unas personas ofrecen el arrojo necesario para dar el paso, y otras dejan pasar todas las oportunidades,
    por esa falta de coraje.
    Mercedes, me he puesto muy contento con tú presencia.Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola Disancor, bueno lo que pasó y no se dijo ya no tiene sentido. Creo que a veces hay palabras que es mejor no decirlas en caliente. Pues la reacción no es la misma en caliente que una vez ya ha reposado en nuestra mente. Y aun así a veces con una palabra podemos hacer mucho daño a los demás, por eso yo creo que a veces es mejor callar y dejar que fluya el silencio.

    Somos esclavos de nuestras palabras, y dueños de nuestros silencios.

    Yo creo que no se trata de ser cobardes, si no ser racionales y pensar con la cabeza y no con el corazón. Cuando pensamos y actuamos con el corazón, lo hacemos sin tener en cuenta las consecuencias, bien sean buenas o malas. Y si lo hacemos con la cabeza, pensamos más en las consecuencias, y por lo tanto racionamos las palabras para no ofender.

    Yo creo que no es cobardia, si no prudencia o timidez, y a lo hecho pecho, lo que es lo mismo, no sirven lamentos, todo lo que no hicimos es pasajero.

    Quíén sabe lo hubiera pasado si hubieramos hablado en su momento para comunicar nuestros sentimientos.
    Lo pasado, pasado está, y ya no puede retornar.
    Asique seamos felices con el hoy, con el día a día que ya cuesta serlo.

    Muy bonito como te expresas, es un texto poético.

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Es verdad, no se puede andar el camino dos veces, ni hacer un ensayo previo de la vida. Tenemos que procurar que salga bien a la primera.
    isa, un abrazo.

    ResponderEliminar