jueves, 24 de marzo de 2011

HABÍA PLAZAS DE ABASTOS

PLAZA DE ABASTOS. Centro Comercial del ama de casa. Visita obligada de la mañana. Verduras, aún con el rocío de la noche, de la huerta a la cesta artesana. Sin carteles de llamativos colores, sin música ni altavoces haciendo llamadas. El sonido de fondo lo ponía el murmullo humano, y la publicidad, las gargantas de los vendedores.
Tiempos de pagar con una peseta y recoger el cambio. ¡Qué lejos queda esta escena!
NOTA
Por causas ajenas a mi voluntad, durante un tiempo no podré comentar ni contestar vuestros comentarios. Cosa que en ambos casos siento mucho Tengo la esperanza que será por poco tiempo, nunca definitivo. Y os prometo que leeré vuestros comentarios, y con la imaginación y los deseos los contestaré todos. Las entradas en mi blog no se verán afectadas, pues, he encontrado una formula que me permita seguir publicando como hasta ahora. Lo que pasa, que no conviene abusar de los amigos, y usar sus ordenadores, sólo el tiempo justo.
Estoy seguro de vuestra comprensión y fidelidad, por lo que os quedo muy agradecido. Y pronto, muy pronto, estoy de nuevo paseando por vuestros blogs, como si nada hubiera pasado.
Amigos, gracias.

13 comentarios:

  1. Disancor, pues en algunas cosas como en el tema de la compra si se echan de menos tiempos pasados, ...mejor que ahora con tanto Supermercado y con transgénicos, pesticidas, herbicidas, que no sabe una ni lo que está comiendo. Respecto a tu problema de Ordenador nos hacemos cargo asi que tranquilo; también yo he pasado mis apuros cuando me quedo sin ordenador ó sin internet por la razon que sea.
    Un Abrazo Disancor

    ResponderEliminar
  2. En aquellos tiempos había más calor entre cliente y vendedor, era todo como más familiar. Todo eso se ha perdido y es una lástima, pero es lo que hay.

    Tranquilo, sabemos esperar, de aquí no nos movemos.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Los mercados estan desapareciendo todos.
    Esperaremos tu retorno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Querido Disan.
    Preciosa foto y preciosos tiempos eses, ya tan lejanos.
    Me gustó mucho esta frase que has dijo: Verduras, aún con el rocío de la noche.
    Ultimamente escribes textos muí poeticos, Disan.
    Deseo que estés bien y espero que regreses muy
    pronto.
    Te mando un grande brazo, querido amigo.
    Janita

    ResponderEliminar
  5. No te echaremos de menos porque seguiras estando a nuestro lado cada dia y seguiremos leyendo tus maravillosos textos hasta que te reincorpores
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me gustan los mercados de hortalizas y los productos tan frescos, tan recientes, tan naturales, del huerto a la mesa y sin intermediarios. Ya nada es igual....
    Tómate el tiempo necesario, es comprensible que tengas que ausentarte por mil razones y cuando vuelvas no faltaremos a tu cita.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Diego no se si me recuerdas te comente en la Plaza que buscaba la foto de Manuel Fraga en el Mercadillo de la calle Villanueva, me resulta muy dificil coincidir contigo para darte el CD y he pensado que me la podrías enviar a mi correo.Mi nombre es Manuel y te doy mi correo que es mherreroe@hotmail.com-
    Te sigo desde que me diste la forma de entrar en este blog y lo cierto es que me gusta mucho poder recordar muchas imagenes que he vivido hace muchos años-
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola Disancor. Muy linda la imagen. Seguro muchas mujeres la añoraran. Comprar a sí en el mercado era más humanitario. Ahora las grandes cadenas están abarcando todo, y hay más frialdad a la hora de atenderte.
    La peseta, divina la peseta que se estiraba y con 5.ooo pesetas se llenaba la nevera para toda la semana. Y ahora con 50 euros solo se llenan dos bandejas de ella.
    Deseo todo esté bien en tu vida
    Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Espero y deseo que tu anuncia ausencia se deba a pequeñas circunstancias, no relacionadas con tu estado de slud.
    Un abrazo.
    Miguel-A.

    ResponderEliminar
  10. Era algo que me encantaba, ir con mi madre al mercado, me quedaba embobada y me quedaba entusiasmada viendo los puestos. Se echa de menos.
    Espero que tu ausencia no sea por nada malo y que pronto estés por aquí con todos nosotros.
    Te esperamos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Los mercados eran pura vida. En ellos se encontraba de todo y uno tenía la impresión de llevar lo mejor a casa.
    Diego, no te preocupes por nada. Sabes que te seguimos y esperaremos tu vuelta a la normalidad.
    Un abrazo de Mos desde mi orilla.

    ResponderEliminar
  12. Esa magia de los mercados antes de que se convirtiesen todos en una sucesión de puestos de ropa hortera igual en todas partes...
    Un abrazo y ánimo con tu ordenador!

    ResponderEliminar