miércoles, 18 de septiembre de 2013

BUZÓN DE CORREOS





Ahí esta el buzón con la puerta abierta, como invitando a la carta que entrase por ella y no por la ventana. Quizás barruntándose la competencia que se la venía encima, de comunicaciones más rápidas y más sonoras. Y el buzón ya se ve roto de tristeza y como un derrotado solitario. Aunque le vemos en una foto que no es reciente. Fue hecha hace muchos años, cuando la comunicación por carta estaba en sus mejores momentos. Cuando no había tanta prisa y la comunicación era tan lenta que cualquier decisión daba tiempo de pensárselo dos veces, de alegrarse o  arrepentirse antes que pasase nada. Ahora, desaparecida la correspondencia de nuestros recuerdos, el buzón de correos, roto entonces o nuevo ahora, no representa el mundo de la velocidad de las modernas tecnologías.

18 comentarios:

  1. Cómo me gustaban los buzones de correos. Cuantas esperanzas y expectativas se depositaban en ellas. Ahora cuando mandan una carta es para pedir o anunciar algo. Nada bueno viene de correos (Salvo raras excepciones.)
    Recuerdos y nostalgias llamadas a desparecer.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la foto, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi padre fue cartero y recuerdo que le ayudaba por las tardes a recoger las cartas y depositarlas en el buzon de correos en la plaza de españa, resultaba divertido recoger tantas cartas llenas de ilusiones y colaborar con mi padre en que todas llegaran a su destino

    ResponderEliminar
  4. Ahora se usan poco los buzones de correos pero todavía quedan, al menos en mi ciudad hay y están en buen estado, lo que no se es si están llenos o vacíos... ya que como dices la correspondencia ya no camina de mano de un cartero exclusivamente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ! Cuántos sueños y esperanzas se habrán depositado en ese viejo buzón! Y ahí esta como un símbolo que se resiste a dejar a las modernas comunicaciones el romanticismo de una carta.
    Gracias por tu visita y comentario.
    PEPA GLEZ LANZAROTE, un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Para los que vivimos aquellos tiempos de cartas llenas de sentimientos y amores los recordamos con un especial cariño y nostalgia. Es cierto, hoy solo recibimos cartas con malas noticias. Sobre todo, notificaciones, publicidad y cosas de esas que te asustan más que te alegran.
    Katy Sánchez, un beso.

    ResponderEliminar
  7. En una carta sencilla y mal escrita cambian muchos sentimientos de cariño, de amor y de esperanza, que llevaba y traía un correo compuesto de abnegados hombres cargados con sus carteras e inmunes al desaliento de caminar y al desconocido destinatario. Una ovación para ellos.
    Amapola Azzul, un beso.

    ResponderEliminar
  8. Los carteros siempre han sido funcionarios ejemplares, no había visita mejor recibida que la de los portadores de noticias de seres queridos y amigos. Las cartas se recibían con ilusión y alegría. La verdad que las comunicaciones han dado un giro impresionante.
    Antonio Merino Hurtado, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Por aquí también se ven por la calle algunos buzones de correos, pero por lo solitarios y tristes que se les ve, no creo que tengan mucha actividad Han cambiado tanto las comunicaciones que los niños en los colegios acabaran estudiando la carta como tema de historia lejana.
    campoazul, un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola Disancor, muy bonito como lo escribes, realmente da nostalgia al leer y al ver la foto que por cierto se ve que tiene muchos años y el blanco y el negro lo hacen más antiguo.Los tiempos cambian y con ello la correspondencia se hace más rápida aunque no creo que sea mejor. Depende de cada persona y las posibilidades que tenga de usar las nuevas tecnologías.
    Saludos y un abrazo fuerteeeeeeeee

    ResponderEliminar
  11. Echo de menos los buzones y el correo de entonces. Tanta tecnología me marea y a veces, como no lo entiendo, entro en un estado de pánico que no es normal. Esto va muy deprisa y todos los días por narices hay que aprender algo nuevo sobre el tema. Me parece que me voy a negar a aprender más. No tengo por qué saber de todo. Por cierto, ayer la nueva tecnología se estropeó durante muchas horas, hasta la madrugada no se solucionó la avería. Mucho correr para parar de golpe, porque esto es lo que tiene, que se cuelga cada dos por tres.

    Muchos besos Disan.

    ResponderEliminar

  12. Por todas las cosas que se ven en la foto, no puede caber duda que se hizo hace bastantes años, aunque el estado del buzón hacer pensar en la decadencia de la correspondencia en la actualidad. Ya la comunicación es más rápida y sonora.
    Isa, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Es cierto que en los tiempos de los buzones de correos formando parte activa del paisaje urbano, había cartas que nunca llegaban a su destino, pero también es cierto que otras llegaban aun con la dirección mal puesta. Ahora se dicen muchas más cosas, sin embargo, mucho menos serias que las que se escribían antes. Deseo que tú ordenador deje de darte problema, el mío ya no tiene solución, pero...es tan viejo y lo quiero tanto...
    ion laos, un beso.

    ResponderEliminar
  14. Que lindo recuerdo, cuantas historias de vida habran pasado por el...

    Buen fin de samana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  15. En la vida es el recuerdo de esos detalles sencillos y tontos lo que más emociona. Seguro que el buzón llevaba algún tiempo fuera de servicio y es ahora, muchos años después, cuando le damos protagonismo.
    María Rosa Giovanazzi, un beso.

    ResponderEliminar
  16. Esta foto corresponde a la llamada antiguamente Plazoleta del Cuervo y hoy Plaza de San Gregorio. Se veue barbería de los Sres. Antonio y Pedro, la casa de la Sra. Pepita, madre del simpar "Canete" q.e.p.d. y luego el bar "el 14" y hoy día sigue habiendo un bar, el de Paredes. En la esquina la tienda de ultrmarinos de Pepe Aparicio.

    No jugué yo nada en esa plazoleta. ¡Qué recuerdos tan entrañable de mi niñez me trae semejante foto! Y sí, buzón estaba casi siempre así. Éramos en aquella fecha bastante gamberrillosmala intención. Luego se puso una fuente.

    Hoy me enterado de la existencia de este blog, al leer a Ángel Valadés en la revista de la Virgen de las Cruces.


    Saludos cordiales, Diego.

    ResponderEliminar
  17. Juraría que no me he comido tantas palabras al escribir el anterior comentario. Si fuera así, ruego disculpas. Gracias.

    ResponderEliminar