viernes, 20 de abril de 2012

VENDEDORES DE IGUALES

¡IGUALES, PARA HOY!
Entrañable escena que en aquellos años de los 60 se podía ver en las esquinas de cualquier población española. En tiempos que no había ley de dependencia, ni apenas ayudas a la minusvalía, había una organización para ciegos que además de a sus afiliados, le abrió los brazos y les proporcionó trabajo y amparo a muchas personas discapacitadas. Y con la venta del cupón crearon sus familias, fueron iguales a todos los trabajadores en dignidad y en valía. Lo que les permitió sentirse útiles para la sociedad, para la familia y para ellos mismos.

El producto de juego que hoy se presenta con diseño moderno, en otro tiempo fue aquel cupón de tres cifras que popularmente se conocía como “los iguales”
Cariñoso nombre que la gente le daba, y con el que parecía que se abría la puerta a la ilusión y a la esperanza. Y no es exagerada esa afirmación en época de poco dinero. La gente tenía sueños, y estaba convencida de la magia del juego y de la suerte. Premio a la solidaridad humana..

Justo es felicitar a la ONCE por la gran labor que desde hace tantos años viene realizando, y expresar los mejores deseos para el futuro.

Y mi recuerdo más emocionado y sincero a todos los que se fueron y que nunca más volverán a formar parte de estas escenas.


22 comentarios:

  1. Que tiempos. Tengo algunos amigos que hoy pertenecen a este colectivo y si que han ca,biado y mucho afortunadamente gracias a la ONCE por la gran labor que desempeña y la calidad de vida que ha conseguido para los invidentes. Me uno a tus buenos deseos.
    Un cálido abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Una escena entrañable, buen recuerdo.

    Buen fin de semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Hola Disancor. Así es gracias a la ONCE muchas familias pudieron vivir y crear sus propias familias. Enhorabuena a la ONCE por hacer que las cosas sean más faciles para las personas que lo tienen un poco más dificil por el motivo que sea.
    Aun hoy día yo he escuchado en la calle: Dos iguales para hoyyyyyyyyyyyyy.
    Buen fin de semana
    Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sí que recuerdo esa entrañable frase, y ahora que me lo recuerdas, hasta lo echo de menos. La ONCE ha hecho una labor encomiable. Siempre iba con mi abuela a comprar los cupones.

    Buen finde Disan, besos.

    ResponderEliminar
  5. Si, me quedo con esa palabrita, entrañable, ¡que tiempos! He de considerarme afortunada de haber salido de aquél tunel relativamente indemne, claro que aquel ya nos preparó para este. Bs.

    ResponderEliminar
  6. Disancor... un besazo y un hasta pronto, amigo!

    ResponderEliminar
  7. Yo tenía un compañero con dos nietos ciegos de nacimiento. Cada día me hablaba de los maravillosos progresos que hacían gracias a esta Organización. Me uno a tus felicitaciones. La foto genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Como recordarás que te he comentado alguna vez, yo nací en Madrid en noviembre de 1938. Mi madre me contó que un mes después y en plena guerra civil, Franco instauró la ONCE reuniendo bajo esas siglas a otras organizaciones que había, para que la pobre gente, ciega o minusválida de la zona roja de Madrid, dejasen de mendigar y vendiesen el cupón para poder subsistir dignamente. Todo lo demás, lo sabes tú mejor que nadie de tus asiduos lectores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Es muy importante la labor que viene desarrollando la ONCE con los ciegos. La venta del cupón, es la parte comercial que todos conocemos, pero, quizás menos público sean la cantidad servicios que presta a sus afiliados ciegos Además de los muchos puestos de trabajo a vendedores discapacitados.
    Katy, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La foto nos muestra una escena que, aunque no represente ningún acontecimiento de felicidad, ni siquiera tenga color, es agradable a la vista. Quizás sea el momento de camarería que disfrutan las personas que aparecen en la imagen.
    maríarosa, un beso.

    ResponderEliminar
  11. En aquellos años de la foto de la entrada, eran tanta la afición que la gente más humildes sentían por los "iguales", que es como si formarse parte de sus vidas. Era tema de conversación y objetos de proyectos. Y es que todavía tenían ilusiones, aunque fuesen pequeñitas. Y los vendedores se sentían orgullosos de pertenecer a la ONCE, que repartía sueños para todos.
    Isa, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. En aquellos difíciles años era la ilusión de la gente más sencillas y con menos recursos. Era normal ver a una viejecita salir de casa cada mañana sólo a comprar el cuponcito. Y pasar el día soñando hasta el momento del sorteo,
    ion-laos, un beso.

    ResponderEliminar
  13. Aunque la escena no la compusieran personas de las más importantes, no dejaba de ser entrañable, sólo por ser tan nuestra, tan cercana y tan cotidiana, y por la lucha de personas con grandes dificultades físicas.
    emejota, un beso.

    ResponderEliminar
  14. Espero que tú despedida sea un !hasta pronto! Y hasta tanto, te deseo, de corazón, que estés donde estés y vallas a donde vallas, seas feliz.
    merche marín, un beso.

    ResponderEliminar
  15. La ONCE viene desarrollando una gran labor en el cuidado, formación e integración en la sociedad y mundo laboral de las personas ciegas, y con maravillosos resultados. Para ello, cuenta con todos los medios, desde personas especializadas, colegios, bibliotecas..., hasta perros guías.
    Teresa, una abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sí, creo que la ONCE fue fundada en plena guerra civil. En principio el cupón sólo lo vendían las personas ciegas, pero algunos años después admitían personas con otros tipos de minusvalías, cosa que ya perduraría hasta el momento actual. Hoy la parte comercial esta compuesta por una rede de excelentes vendedores y con modernas técnicas.
    Anónimo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Mis sobrinos tienen una enfermedad degenerativa que va afectando a sus órganos produciendo daños irreversibles, empezaron con la vista y la once les a facilitado siempre todo, tanto que ahora han terminado sus carreras y uno trabaja en asuntos sociales ayundando a la tercera edad y el otro haciendo un doctorado en China de Ingeniería informática.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  18. ...y por tus sobrinos, y por tatos jóvenes que teniendo problemas de salud han llegado a ser tan importantes como ellos, por todos, estamos obligados a ser solidarios con Organizaciones como la ONCE.
    ODRY, un beso.

    ResponderEliminar
  19. La ONCE realiza una estupenda labor de la que se benefician muchos. Y, encima, te dan la posibilidad de comprar un poco de ilusión por poco dinero. ¿qué más se puede pedir?!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Es una forma de solidaridad recompensada con ilusión y con premios. Y, de verdad que vale la pena contribuir al sostenimiento de una Organización volcada en la ceguera, y también la integración de otras discapacidades.
    María, un beso.

    ResponderEliminar
  21. Si, la verdad que la organización ayudo a mucha gente con esta discapacidad. Siempre es una buena obra ayudar a quien de verdad lo necesita, es algo que engrandece.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. una entrada que me pareció apasionada y muy ilustrativa para mi
    un abrazo desde Uruguay

    ResponderEliminar