sábado, 30 de enero de 2010

EL ZAPATERO

El viejo zapatero. Esta es una imagen casi imposible de ver hoy día, tan corriente hace años. Si había un personaje conocido, era el zapatero. Hombre hablador y bonachón, artista o remendón de zapatos muertos. Mesa vieja cargada de utensilios desaparecidos, cuyos nombres han quedado en los archivos de la historia: horma, pata de cabra, lezna, cerote, chaveta, tapas, medias suelas…La zapatería era el lugar de tertulias de amigos y vecinos, almacén de secretos y confesionario de penas.
Tenéis, amigos zapateros, un merecido puesto en la historia.

9 comentarios:

  1. ...y hasta a los chicos por broma les decian: -"eres hijo del zapatero"...ay! aquella epoca!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bonita fotografía con la silla de anea en primer plano.
    Siempre tus fotografías me trasladan a épocas de la niñez. Esta vez cuando acompañaba a mi madre a poner tapas a los zapatos, recuerdo al zapatero, un señor muy gordo, vestido de negro, con gafas negras, aspecto sucio y un poco antipático pero me gustaba tanto el olor a la cola que había en aquel pequeño espacio.
    Gracias por traerme a la memoria recuerdos que creía olvidados.
    Eres genial
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Emibel, recuerdo cuando, siendo muy niña acompañaba a mi abuela al zapatero, me gustaba inspeccionar con la vista todo lo que veía tras el mostrador, pero lo que mejor recuerdo es ese olor peculiar a cola. Me encantaba ese olor.

    Aaaaiiiissss que tiempos aquellos!!!

    Mi finde está siendo tranquilo Disancor, excepto un cumpleaños esta tarde. Ahora he hecho un kit kat en mi trabajo de derecho natural para leerte.

    Espero que el tuyo esté siendo más divertido.

    Muchos besos cargados de cariño

    ResponderEliminar
  4. Una fotografía de película...
    Hoy en día, el materialismo humano nos hace siempre estar estenando cosas, cuando se estropean a la basura, zapatos nuevos, se rompen las coderas... a la basura, nuevo, fijate que ocurre hasta con cosas de más precio, se rompe la tv... una nueva, de plasma y a la última... cosas de la vida, resignación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El zapatero era un personaje en el barrio, si no importante, si muy conocido. Bueno había infinidad de artesanos muy populares, por otra parte, en aquellos tiempos se conococía todo el mundo, ahora, sin embargo, no se conoce ni al vecino de al lado. Parece que hay menos necesidad de ser sociables.
    Mery Larrinua, un beso.

    ResponderEliminar
  6. No es que fuesen tan buenos aquellos tiempos, pero nos gusta recordar cuando éramos niños o jóvenes, y ver los recuerdos con aquellos ojos y en aquel entorno. No podemos olvidar el zapatero y aquel olor caracteristico de la zapatería.
    Emibel, gracias por participar de mis recuerdos, y si ello te hace feliz un ratito, pues, yo contento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Y yo contento que hayas hecho un kit kat en tú trabajo de derecho natural para pensar en mi leyéndome.
    Las zapaterías y los zapateros tenían muchas cosas que despertaban la curiosidad de los niños, y eso que lo que tú has conocido ya es moderno, pero siempre algo peculiar queda, aunque sea el olor.
    silver¨smoon, deseo que lo pases bien en el cumpleaños.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Es el consumismo más feroz. Se tiran las cosas apenas estrenadas, por otra parte, muchas veces no vale la pena hacer arreglos, porque cuestan tanto como lo nuevo, ya no se puede vivir, por ejemplo, de una pequeña zapatería, se pagan muchos impuestos, por lo que el artesano no puede cobrar barato. En fin, la pescadilla que se muerde la cola.
    enilio, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buenos días, sé que este post es de hace ya algunos años pero podrías decirme de qué ciudad es esta foto? Sabrías por casualidad el nombre de la persona que aparece en la foto?gracias por tu tiempo!

    ResponderEliminar